Llega So.cl, la red social de Microsoft

Escrito por Adrián Crespo
Redes Sociales
0

Microsoft ha decidido probar suerte en el mundo de las redes sociales. Eran muchos los rumores que indicaban que la compañía de Bill Gates preparaba una red social pero sin llegar a trascender más detalles.

Hoy hemos podido conocer que la red social de Microsoft, que se ha sido bautizada con el nombre de So.cl va a tener un enfoque muy distinto al de las demás redes sociales, ya que su uso estará orientado principalmente a estudiantes.

La página web está diseñada para que los estudiantes puedan compartir impresiones y material de forma rápida y sencilla tanto dentro, como fuera de los aulas. La red social, que ha sido desarrollada por la división Microsoft Research, se cree que pueda llegar a tener un gran éxito y que sea bien acogida.

Aunque de momento se trata de un proyecto experimental y que sólo se encuentra disponible para tres universidades y todas ellas de Estados Unidos, en Microsoft confían que en un futuro pueda llegar a implantarse en otras universidades y que se asentará como la principal herramienta de aprendizaje y de recopilación de información.

Posee funciones muy variadas

Digamos que se trata de una combinación de todas las funciones que poseen las redes sociales actuales. La red social permitirá al usuario crear entradas, añadir a estas fotografías y videos. Existen también unos foros que pueden variar dependiendo de las asignaturas que imparta el centro, incluso permite la opción de que los alumnos puedan crear comunidades y formar parte de ellas.

Según el director de la red social, cree que debido a la proliferación de este tipo de plataformas en los últimos años esta tendrá un gran éxito y podrá abrirse paso con una mayor facilidad, ya que no estaría orientada solamente a ingenierías sino que licenciaturas podrían sacar provecho de la misma.

Un largo y difícil camino por recorrer

Y es que la red social de Microsoft tendrá que enfrentarse a una sociedad que ya posee importantes redes sociales y aunque estén orientadas de forma distinta, a los usuarios les resultará complicados dejar una para utilizar la otra. Si a esto, le sumamos que sólo va a estar disponible en un principio en tres universidades, obtenemos que el nivel de aceptación al principio va a ser muy bajo, y parece complicado que el proyecto pueda llegar a extenderse e imponerse como un uso universal tanto en universidades como colegios e institutos.