Anonymous se viste de Robin Hood

Escrito por Adrián Crespo
Seguridad
0

Después de que esta semana pasada el grupo de hackivistas logrará hacer un deface en la página de Innova (propiedad de Telefónica) utilizando como principal reclamo el caso Nóos en el que Iñaki Urdangarín se ha visto involucrado ya que entre Iñaki Urdangarín y Cesar Alierta existe una más que conocida relación de amistad.

Parece que la actividad del grupo se ha visto incrementada en los últimos meses, también ayudado de las fechas en las que nos encontramos.

Hemos podido saber que el grupo hackivista trató de donar más de un millón de euros para organizaciones benéficas.

Sin embargo, esa cantidad de dinero no es fácil de conseguir, asi que, ¿dónde pretendía Anonymous conseguir esta cantidad de dinero? ¿Quién sería la víctima?

Ni más ni menos que el instituto Stralfor. Para lo que no lo conozcan, se trata de una compañía que se encarga del desarrollo de material militar e inteligencia en el campo de batalla, por lo que ya es de suponer que se trata de un sitio donde el dinero no va a ser un problema.

Robo de número de tarjetas de crédito

A pesar de que la compañía lo ha negado con total rotundidad, el grupo de hackers ha confirmado que tras vulnerar su sistema de seguridad la pasada Nochebuena, consiguieron hacerse con una gran cantidad de datos, direcciones de correo electrónico de empleados y personal de otras compañías colaboradoras y lo más importante, los números de las tarjetas de crédito.

No se sabe con certeza el número exacto, pero según declaraciones del grupo hackivista se podrían estar rondando los 90000 números de tarjetas de crédito. Sin lugar a dudas un gran botín.

La compañía no se ha pronunciado, pero existen pruebas

A pesar de que la compañía en el comunicado que ha emitido no ha querido confirmar el ataque, pero tampoco desmentirlo, se ha podido saber por otras fuentes de que algunos de sus empleados ha podido ver como cantidades de dinero han salido de sus cuentas sin su autorización, cuyo paradero ha sido obras benéficas de la Cruz Roja.

Pero existe una gran pregunta, ¿Heroes o ladrones? Tal vez no sea la mejor manera de hacerlo


Noticias relacionadas