Se pierde el video de la redada contra los propietarios de Megaupload

Escrito por Adrián Crespo
Banda Ancha
2

Como si de un auténtico culebrón se tratase, el cierre de Megaupload no deja de sorprendernos cada día que pasa.

La última noticia que tuvimos al respecto, es que el dueño del servicio de alojamiento de archivos, Kim Dotcom, podría tener acceso a toda su fortuna, a pesar de encontrarse en libertad condicional a día de hoy.

A pesar de que esta decisión del tribunal supuso un duro revés contra la policía y agencias de seguridad internacionales, lo que acabamos de conocer en el día de hoy,  podría decirse que es el mayor despropósito nunca visto por parte de la policía y que seguramente será catalogado como “patético” entre muchos de vosotros.

La jueza del tribunal de Nueva Zelanda, había catalogado la operación de incorrecta y desproporcionada, afirmando que los métodos utilizados no eran correctos, y que incluso, podría afirmarse que, las autoridades locales habrían incurrido en un allanamiento de morada. Después de esto, Dotcom quedó el libertad condicional y emprendió una demanda contra las autoridades por la utilización indebida de la fuerza e incursión en propiedad privada.

Sin embargo, Dotcom lo tendrá muy complicado después del último suceso.

La grabación de la operación desaparece por “arte de magia”

Las cámaras de seguridad de la mansión de Dotcom, habían captado con todo detalle la operación y la detención del dueño del servicio. Ante la demanda impuesta por Dotcom, el jefe de seguridad del dueño del cyberlocker acudió a la policía para que le entregasen la grabación de las cámaras de seguridad de la vivienda llegando a un acuerdo entre ambas partes.

Sin embargo, el día que acudió a realizar una copia de la grabación, el sistema y el servidor que conformaban el sistema de seguridad de la vivienda habían sido totalmente desarmados y los técnicos de la policía se negaron a volver a montarlo de nuevo, alegando que la orden que hace unos días había conseguido para obtener la copia, no era válida.

Incluso llegaron a afirmar que desconocían si en el interior del servidor de grabación, aún existía alguna grabación.

Sin grabación no hay pruebas

Era la principal esperanza a la que Dotcom se agarraba para seguir adelante con su demanda. Sin embargo, la ausencia de esta, hace que sea imposible probar que el procedimiento utilizado por las autoridades de Nueva Zelanda, no fuese el apropiado, y por lo tanto, esta demanda sería anulada por la falta de pruebas hacia la acusación.

Parece que en ese vídeo hay imágenes que la policía no cree conveniente que sean vistas.

¿Se trata de una “mala jugada” por parte de las autoridades?