Telefónica y Vodafone comparten redes en Reino Unido

Escrito por Adrián Crespo
Banda Ancha
0

Mientras en España los operadores mantienen sus más y sus menos por llegar a un acuerdo para poder compartir sus redes y poder llevar a cabo un despliegue conjunto para acelerar el proceso de cableado de las ciudades, hoy hemos podido saber que tanto Telefónica, con su filial O2, como Vodafone, han firmado un acuerdo para poder poner en común sus redes y compartirlas de forma mutua.

El acuerdo no se limita sólo en lo referido a banda ancha, sino que también se extenderá a las redes móviles 2G y 3G que ambas compañías poseen en el país. En este ámbito pretenden cubrir el 98% del territorio de Reino Unido en 2015.

El acuerdo posee además un punto en el que las redes 4G también toman especial relevancia.

¿Por qué en otros países fuera de España Telefónica acepta colaboraciones con otros operadores?

Es una respuesta muy sencilla: en España, a Telefónica no la interesa que otros operadores colaboren con ella, porque ella misma ha sido la que ha realizado el despliegue y no necesita la ayuda de otra operadora para poder poner en funcionamiento una red para ofrecer productos. Esto es aplicable tanto a la red de banda ancha como a la red móvil que la compañía posee en nuestro país.

El modelo también se extiende a las redes de última generación

La negativa de Telefónica a ofrecer las manos a los otros operadores para poder acelerar en despliegue de fibra óptica en las ciudades ha sido una constante. Operadores como Orange, afirmaron que podría establecerse una marco de colaboración para poder acelerar el proceso en las ciudades y poder llegar a más hogares. Sin embargo, a Telefónica no le gusta la idea de que los operadores puedan acceder a su red troncal y que ellos lo único que hagan sea el despliegue del tramo final.

Sin embargo, con la llegada de NEBA puede que la visión del ex-monopolio cambie.

Colaboración manteniendo la distancias

A pesar de hacer público este acuerdo, ambas operadoras afirman que seguirán manteniendo el control propio y centralizado sobre el tráfico de sus clientes, su red troncal y controlando de forma independiente el espectro móvil que tienen asignado.

Con este nuevo acuerdo, en lo referido a telefonía móvil, cada uno de los operadores podrá acceder a un 40% más de emplazamientos, lo que supondrá un claro beneficio para cada operador en lo referido a cobertura.