¿Qué estafas pueden llegar a nuestros correos electrónicos?

Escrito por Adrián Crespo
Seguridad
1

El correo electrónico es uno de los medios de comunicación más utilizado entre los usuarios a día de hoy. Sin embargo, no solo los usuarios necesitan día a día este servicio. Los responsables de estafas también hacen uso de este medio para extenderlas y tratar de conseguir el mayor número de víctimas. ¿Qué estafas son las más comunes?

Para tratar de combatir este tipo de amenazas, en primer lugar lo más recomendable es estar al día en lo referido a los tipos de amenazas que existen y desconfiar de todos aquellos correos que sean de procedencia desconocida, aunque luego resulten ser inofensivos. También hay que recordar que ninguna compañía, entidad bancaria o institución no va a solicitar datos (sobre todo contraseñas y usuarios) por medio del correo electrónico.

Con estos puntos a tener en cuenta, vamos a hacer un repaso por aquellas amenazas y estafas que son muy extendidas haciendo uso del correo electrónico.

Estafas difundidas utilizando correo electrónico

Phishing

Todo comenzó suplantando la identidad de entidades bancarias, pero ahora ya se ha extendido a otros servicios, como redes sociales, tiendas de compra-venta, foros, … La finalidad de esto es la de robar nuestros datos para posteriormente ser vendidos en el mercado negro o la utilización de la cuenta robada sin el consentimiento del usuario propietario de la misma.

El conocido “Pinche aquí”

Es una cosa que en RedesZone hemos repetido muchas veces, el hacer click en los archivos adjuntos o enlaces que se encuentran en correos electrónicos de remitentes desconocidos puede traer problemas. El comprobante de una factura, un vídeo o la descarga de un programa o videojuego son cosas que llaman la atención del usuario y que se pueden volver en su contra.

“Te ha tocado”…. o “es la oportunidad de tu vida”

Ser el ganador de un concurso sin haberte apuntado es una de las tónicas de hoy en día, no sólo de los mensajes de correo electrónicos fraudulentos, también de anuncios que aparecen en páginas web. Con la aparición de la crisis económica, muchos son los correos que ofrecen plazas de trabajo en empresas ficticias por lo que en primer lugar hay que pagar una cantidad de dinero.

Chistes, presentaciones o vídeos

O lo que es lo mismo, las cadenas de mensajes. Hace tiempo se utilizaban para esto el correo electrónico y el Messenger, pero ante la desaparición del segundo, los ciberdelincuentes ya han encontrado sustituto: Whatsapp. Desde ver una imagen en la que a alguien le sucede hasta un vídeo. Sin embargo, el intento de acceso al fichero en cuestión puede acabar con una infección en forma de virus.

Hazte millonario sin hacer nada

Como dicen muchas personas: Aquí nadie regala nada a 4 pesetas. Pues esto es lo mismo, el usuario recibe un mensaje con una supuesta creación de empresas que van a reportar una serie de beneficios anuales y que solo es necesario que se deposite una cantidad de dinero que se devolverá en un plazo de un año o seis meses. El resultado final es que el que se hace millonario es el ciberdelincuente y no los usuarios. El dinero fácil en internet no existe.

Spam

Sobre todo aquellos correos que hacen mención a oportunidades para adquirir artículos por una cantidad de dinero baja. Evidentemente existen correos que son totalmente legales, pero sin embargo, si recibimos un correo que hace mención a una oferta en la que un iPhone 5S se vende por 200 euros, a lo mejor sería necesario replantearse la veracidad de ese correo.

Evitar mensajes de remitentes desconocidos

Muchas veces todas estas estafas están combinadas y se utiliza una mezcla de varias para así conseguir el tipo de correo electrónico perfecto para llamar la atención del usuario.

Para terminar, hay que recordar que hay que tener mucho cuidado con los mensajes de correo electrónico y mensajes de texto que recibimos. Si recibimos algún mensaje que corresponde con algún perfil de estafa descrito con anterioridad y el remitente del que procede es desconocido, lo mejor será eliminar directamente el mensaje, evitando habrir cualquier contenido multimedia que contenga.