La mayoría de los anuncios en apps para Android son estafas y malware

Escrito por Adrián Crespo
Android
0

Los smartphones han contribuido a muchas cosas en la vida de los usuarios. Entre ellas, han posibilitado que los desarrolladores de aplicaciones puedan disfrutar de un sistema de publicidad similar Google Adsense. Sin embargo, lo que en principio  fue una forma de ofrecer anuncios se ha convertido en un escaparate de estafas y malware.

Son muchos los desarrolladores que optan por incluir publicidad en sus aplicaciones para el sistema operativo Android, y así conseguir algo de dinero cada mes. Sin embargo, el sistema de anuncios ha degenerado de una forma bastante preocupante, mostrando con mucha frecuencia desde hace poco tiempo una gran cantidad de anuncios que son estafas o que llevan al usuario a páginas que se encuentran infectadas con malware.

Desconfiar de los anuncios es la mejor opción

Ante el alto porcentaje de anuncios que son estafas o que llevan al usuarios a páginas infectadas con virus o troyanos, la mejor opción es prescindir de este tipo de anuncios sobre todo de aquellos que aparecen en las aplicaciones móviles destinadas al sistema operativo Android.

Troyanos y virus destinados a robar información

La mayoría del malware que podemos encontrar en estos anuncios hace referencia a virus y troyanos que se instalan en el terminal móvil haciéndose pasar una aplicación, pero que sin embargo posteriormente desempeñan otro tipo de funciones, como por ejemplo, robar la infomación que el usuario poseen en el terminal, o bien suscribir a este a servicios de tarificación especial para que se produzca un aumento de la factura, en beneficio del propietario del malware.

El aumento de malware en el año 214 será muy destacable

Si mucho usuarios ya nos sorprendíamos con el aumento de este tipo de contenido tanto en dispositivos de sobremesa como en terminales móviles, todo parece indicar que este año este tipo de archivos van a batir records en lo referido a expansión y infección de terminales móviles.

¿El culpable de esto es el propietario del soporte que ofrece publicidad?