La fibra tenía un precio

Escrito por Adrián Crespo
Banda Ancha
1

Como si de una película del salvaje Oeste se tratara donde los vaqueros se batían en duelo para demostrar su honor, la guerra que se ha establecido entre Movistar y los otros dos alternativos (Vodafone y Orange) entre otras cosas por el acceso a las instalaciones de fibra óptica y los contenidos de Movistar TV promete no resolverse en un breve periodo de tiempo. ¿Qué opinas de todo este conflicto y cómo puede repercutir a los usuarios?

Por si esto fuera poco, tenemos como sheriff a la CNMC, intentando poner paz con decisiones que más de uno las ve como muy poco acertadas o totalmente desacertadas. Volviendo de nuevo al problema en cuestión, el despliegue de fibra óptica ha tomado una importancia muy alta para los operadores a la hora de mantener los clientes y captar  nuevos abonados. Movistar está utilizando sus 100 Mbps de bajada y 10 Mbps de subida de sus conexiones FTTH junto con Movistar TV y el HD para captar la atención de los usuarios. Todo esto es muy bueno para la operadora pero no serviría de nada si no estuviese acompañado de un fuerte despliegue que abarcase una gran cantidad de hogares.

Mientras los usuarios se frotan las manos por lo que hasta hace poco han sido unas estimaciones de cobertura muy satisfactorias, Orange y Vodafone debaten cómo combatir este aspecto tratándolo desde el principio como un problema para sus intereses. El número de veces que  han recurrido a la CNMC han sido varias y finalmente parece que esta las ha escuchado y ha “obligado” a Movistar a compartir sus instalaciones en prácticamente la totalidad de ciudades y municipios españoles, sobre todo donde el despliegue de las otras dos es inexistente.

El gozo de los usuarios en un pozo, ya que Movistar ha tomado medidas y anunció la ralentización del despliegue, aunque no se sabe si como buen jugador de póker se han tirado un farol o bien es una decisión definitiva.

El bueno, el feo y el malo

fibra optica instalación domicilio

Continuando con las temática del lejano Oeste, si habría que asignar un papel a cada uno de los operadores habría diferencias en función del punto de vista. Para los usuarios “el bueno” sin lugar a dudas es Movistar, que es el que está invirtiendo y moviendo el mercado para ofrecer mayor calidad en sus servicios.El feo y el malo se asigna de forma indistinta a los otros dos ya que son muchos los usuarios que acusan a ambos, tanto a Vodafone como a Orange, de vivir de las rentas. No hay que olvidarse de que la situación de Vodafone ha mejorado ligeramente con la compra de ONO, ya que toda la cobertura de HFC ha sido absorbida y ha dejado de ser el operador con menos presencia en nuestro país en lo referido a red propia de banda ancha fija.

Si cambiamos de bando, el feo y el malo queda asignado a Movistar mientras que “los buenos” son Orange y Vodafone, acusando a la primera de monopolio en lo referido a las conexiones de fibra óptica.

No nos podemos olvidar de Jazztel, que sin meterse en el medio del conflicto sigue dando pasos de gigante a la espera de cerrar su adquisición por parte de la operadora gala.

Un monopolio en la fibra óptica beneficioso para los usuarios

La palabra tabú de las telecomunicaciones siempre ha tenido un significado negativo, indicando que los usuarios tengan que supeditarse a las condiciones comerciales de un operador dominante. Sin embargo, este monopolio es muy sano para los usuarios: la sustitución de cobre por fibra óptica gracias a Movistar es una gran noticia para la inmensa mayoría de los usuarios y todos ven con buenos ojos su despliegue, sobre todo para disfrutar de altas velocidades de acceso a la banda ancha.

Sin embargo, lo que unos lo ven con buenos ojos para otros son problemas. Tanto Orange como Vodafone reciben fuertes críticas por parte de los usuarios y asociaciones por lo que entienden una falta de inversión en el despliegue y lo peor de todo, falta de interés por hacerlo. Expertos del sector creen que ambos quieren repetir la situación que se ha estado dando (y aún continúa) con el par de cobre, donde Movistar ha tenido que revender sus conexiones.

La situación resulta bastante complicada y sobre todo difícil extraer una conclusión. Sin embargo, si tenemos que verter una opinión tendríamos que decir que el despliegue de Movistar resulta beneficioso para los usuarios y aunque pueda parecer un monopolio, que pregunten Vodafone y Orange a ver qué opinan los usuarios que a día de hoy aún no llegan a 3 Mbps de velocidad de descarga y dependen de este despliegue para que se mejore la velocidad de acceso a Internet.