Utilizan ofertas de empleo falsas para robar datos de los usuario

Escrito por Adrián Crespo
Seguridad
0

Los hackers se reinventan a diario para llamar la atención de los usuarios y conseguir que caigan en el engaño. Esto les puede llevar a instalar un malware en el equipo o bien caer en una estafa. Se ha detectado que durante las últimas semanas se está enviando de forma aleatoria correos electrónicos con ofertas de empleo falsas en las que se insta al usuario a acudir a una página web para dejar los datos necesarios para optar al puesto.

Teniendo en cuenta la situación que sufren muchos usuarios, la estafa tiene todo el sentido del mundo, sobre todo teniendo en cuenta la desesperación y situación que están sufriendo muchos usuarios.  El correo electrónico se está enviando de forma aleatoria y se trata de una estafa reutilizada que se utilizó previamente en países de habla inglesa, por lo que encontrar faltas de ortografía o una semántica inadecuada puede ser frecuente. El mensaje se envía de forma indiferente tanto a usuario de Gmail como Outlook o cualquier otro servicio, quedando demostrado que es una oleada totalmente al azar.

Al usuario se le indica que debe acudir a un enlace para suministrar los datos necesarios y así conseguir optar al puesto descrito en el correo.

Ofertas de empleo falsa a cambio de datos de los usuarios

Cuando el usuario ingresa en estas páginas se encuentra con formularios que debe cumplimentar para ser un candidato serio al supuesto empleo, sin embargo, esto solo sirve para que los ciberdelincuentes sean capaces de recopilar información de los usuarios. Además de adjuntar el curriculum vitae, los ciberdelincuentes han creado espacios de texto donde el usuario debe introducir la dirección de correo, el número de teléfono fijo y un móvil. Estos datos posteriormente serán subastados en el mercado negro o bien utilizados por ellos mismos para enviar oleadas de spam.

Primero se han utilizado actualizaciones falsas, problemas de seguridad inexistentes o incluso premios de la lotería. Estos son solo algunos ejemplos anteriores al que nos ha ocupado en este artículo, y es que aunque no lo creamos, los ciberdelincuentes adaptan las amenazas a la situación social de los usuarios de Internet.