Qué opciones de overclock nos ofrece el nuevo Raspberry Pi 2

Escrito por Rubén Velasco
Redes
1

El nuevo Raspberry Pi 2 es 6 veces más potente que su predecesor. Esta potencia adicional se ha ganado al utilizar un procesador de nueva generación y al dotar a la unidad de una mayor memoria RAM. Al igual que con Raspberry Pi 1, este dispositivo también nos permite hacer overclock al hardware de manera que podamos aumentar aún más el rendimiento del dispositivo, muy útil para aquellos usuarios aplicaciones pesadas (Kodi, por ejemplo) o distribuciones como RetroPie optimizadas para jugar.

Las opciones de OC de este nuevo mini-ordenador se encuentran, al igual que en los modelos anteriores, en la ruta ‘/boot/config.txt’, por lo que para modificar este archivo debemos acceder desde un terminal y teclear:

sudo nano /boot/config.txt

Dentro de este archivo podemos ver una serie de valores, que podemos modificar a nuestro gusto:

  • arm_freq – Frecuencia en Mhz del procesador.
  • core_freq – Frecuencia en Mhz de la GPU.
  • over_voltage – Nos permite modificar el voltaje de la CPU/GPU. Un valor superior a 6 puede ser peligroso para el hardware y anula la garantía, por lo que no debemos utilizarlo.
  • force_turbo – Desactiva los límites dinámicos del overclock. Este valor también anula la garantía.
  • initial_turbo – Activa el “Modo Turbo” su valor en segundos tras el arranque del sistema.
  • arm_freq_min – Configura la frecuencia mínima de la CPU para overclock dinámico.
  • core_freq_min – Configura la frecuencia mínima de la GPU para overclock dinámico.
  • sdram_freq_min – Configura la frecuencia mínima de la Ram para overclock dinámico.
  • temp_limit – Nos permite configurar la temperatura máxima el grados celsius para apagar el dispositivo automáticamente si esta se alcanza.
  • disable_splash – Elimina la ventana de colores arco-iris del arranque del dispositivo (POST).
  • boot_delay – Espera su valor en segundos antes de empezar a cargar el kernel del sistema.
  • gpu_mem – Nos permite elegir la memoria gráfica que utilizará la GPU, dejando el resto de ella para la CPU.

Esta forma de hacer OC a un Raspberry Pi 2 es mucho más completa que el nuevo script de configuración, aunque bastante más complicada (especialmente para usuarios sin demasiada experiencia) y puede hacer que el dispositivo deje de funcionar e incluso que se queme, anulando la garantía por modificar ciertos valores de seguridad.

Igual que en el modelo anterior, Raspbian nos facilita un script que nos permite hacer overclock de forma rápida y segura sin anular la garantía y con las optimizaciones óptimas para evitar que el dispositivo pueda dar ningún tipo de error. Para ello simplemente debemos teclear:

sudo raspi-config

overclocking-raspberry-pi

¿Has probado ya el nuevo Raspberry Pi 2? ¿Qué opinas de su potencial respecto al Raspberry Pi original?