Los navegadores guardarán las tarjetas de crédito como contraseñas

Escrito por Javier Jiménez

El nuevo estándar W3C se está introduciendo lentamente en las implementaciones actuales de los navegadores. Se trata de un estándar que simplificará la forma en que la gente realiza pagos en línea. Conocida como API de solicitud de pago, esta nueva norma se basa en que los usuarios introducen y almacenan datos de las tarjetas de crédito dentro de los navegadores, tal como lo hacen actualmente con las contraseñas. Así se quedará guardada la información.

Datos de tarjetas de crédito

Las páginas web podrán utilizar el estándar para crear botones de un solo clic que permitan al usuario comprar un producto sin introducir sus datos de pago en todos y cada uno de los sitios de Internet. Ahorrará tiempo, por tanto, a los usuarios mientras compran por la red.

Aparecerá un mensaje emergente que muestra los detalles de pago y envío. El usuario puede seleccionar el método de pago y envío según sea su preferencia, junto con una dirección de entrega, ambas previamente guardadas en el navegador.

Google Chrome y Microsoft Edge

Los navegadores que hasta el momento son compatibles con la API de solicitud de pago incluyen a Google Chrome, que añadió el soporte para Chrome en Android en agosto de 2016 y añadió soporte de escritorio el mes pasado con la publicación de Chrome 61.

Microsoft Edge también admite la API de solicitud de pago desde septiembre de 2016, pero la característica requiere que los usuarios registren una cuenta de Microsoft Wallet antes de utilizarla.

Firefox y Safari siguen trabajando en el soporte de la API, así como las implementaciones de navegador de Facebook y Samsung, ambos deseosos de proporcionar un mecanismo de pago más sencillo que el que se utiliza actualmente.

Realizar un pedido

Cuando un usuario hace un pedido, el sitio web hace una llamada de la API al navegador del usuario, remitiendo detalles sobre el mismo. El navegador entonces se hace cargo, solicitando al usuario una ventana emergente, solicitando detalles de la tarjeta (si no existe ya) y una dirección de entrega / envío que también se almacena en la sección de relleno automático del navegador.

Con estos detalles seleccionados, el navegador, y no el sitio web, contacta al controlador de pagos del usuario, que puede ser Visa, Mastercard o cualquiera de los proveedores de tarjetas de crédito que podemos utilizar.

Una vez que el pago ha sido realizado, el navegador devuelve una respuesta a la página web, que registra la transacción y avanza con el envío del producto, sabiendo que el dinero ya está en su cuenta bancaria.

Así pues, con este nuevo estándar los navegadores pueden recopilar datos de tarjeta de crédito como si fuera una contraseña. Así nos ahorramos tiempo a la hora de comprar a través de la red.

Fuente > Bleeping Computer

Últimos análisis

Valoración RZ
9
Valoración RZ
8
Valoración RZ
8
Valoración RZ
8
Valoración RZ
8
Valoración RZ
10
Valoración RZ
8