La “Instalación Mínima” es algo que Ubuntu debería haber recibido hace mucho tiempo

Escrito por Rubén Velasco

Ubuntu es la distribución Linux más conocida y utilizada. Esta distribución, basada en Debian y desarrollada y mantenida por Canonical, se caracteriza principalmente por ser una distribución muy sencilla de utilizar, debido, en gran parte, a que esta distro viene con una un gran número de paquetes y muchas aplicaciones instaladas por defecto. Esto, aunque es algo bueno para los usuarios con menos experiencia en sistemas Linux, sin duda puede llegar a resultar molesto para los usuarios algo más avanzados a los que les gusta tener su distro lo más optimizada posible.

Si alguna vez hemos instalado Ubuntu en un ordenador seguro que hemos visto que, además del escritorio y algunas aplicaciones esenciales, la distribución instala un gran número de aplicaciones y paquetes extra, como LibreOffice, la suite ofimática, juegos, aplicaciones multimedia, aplicaciones para la Webcam, además de una gran cantidad de aplicaciones del escritorio gráfico (GNOME, actualmente) que seguramente nunca vayamos a utilizar, ocupando espacio y recursos en el sistema.

“Instalación Mínima”, algo que debería haber existido en Ubuntu desde hace mucho tiempo

Ubuntu 18.04 “Bionic Beaver” será la próxima actualización de esta distribución que podremos ver el próximo mes de abril de 2018, versión que, además, será LTS, por lo que llegará con 5 años de soporte por delante. Entre las novedades que Canonical ha preparado para esta nueva actualización, una de las que más nos ha llamado la atención ha sido el nuevo modo “Instalación Mínima”.

Instalación Mínima Ubuntu 18.04 LTS

Este nuevo modo nos permitirá instalar en nuestro sistema una versión minimalista de Ubuntu, instalando exclusivamente los paquetes que se consideran esenciales para la distro, como el escritorio, un navegador web (Firefox) y poco más. De esta manera, en vez de llenar nuestro disco de aplicaciones innecesarias (lo que conocemos como bloatware), podremos partir de una versión limpia la cual podemos ir personalizando a medida que la vayamos utilizando.

Eso sí, aunque se trata de una gran novedad, la verdad es que aún hay margen de mejora para ser realmente una instalación mínima. Por ejemplo, la primera aplicación que sobra es la odiosa app de Amazon, que sigue estando instalada por defecto en nuestro Ubuntu mínimo. También sobran otras aplicaciones, como los reproductores de música y vídeo (que podríamos bajarlos a mano en caso de necesitarlos), y muchas aplicaciones que de GNOME que no deberían venir instaladas.

Lo ideal podría ser que, durante la instalación, el usuario pudiera elegir, dentro de estas pocas aplicaciones, las que quiera o no instalar, pudiendo crear así una distro lo más reducida posible donde dispondremos exclusivamente del escritorio y un terminal, personalizando, desde cero, la distro a nuestro antojo según nuestras aplicaciones preferidas y el uso que vayamos a hacer de ella. Los usuarios sin conocimientos avanzados siempre podrían optar por la instalación estándar.

Si quieres conocer en detalle qué es y cómo funciona esto, los compañeros de SoftZone nos explican cómo es la Instalación Mínima de Ubuntu 18.04 “Bionic Beaver” y qué nos ofrece este nuevo modo de instalación.

¿Qué te parece el nuevo modo de “Instalación Mínima” de Ubuntu 18.04 “Bionic Beaver”?