¿Por qué comprar un NAS en vez de contratar un servicio de almacenamiento en la nube económicamente hablando?

Escrito por Adrián Crespo
NAS

¿NAS o servicio de almacenamiento en la nube? Seguro que más de uno ha tenido que hacer frente a esta incógnita en algún momento. Cada uno tiene sus ventajas. En este artículo nos vamos a centrar en el aspecto económico. Es decir, vamos a comprobar cuál es el que sale más rentable a corto-medio plazo y cuánto tardaríamos en amortizar la compra de un NAS con respecto a la contratación de un servicio de almacenamiento en la nube.

Antes de nada, queremos preparar el terreno. Es decir, queremos acotar el escenario para que el artículo no dé lugar a confusiones.

En lo que se refiere a dispositivos NAS, nos fijaremos en modelos de dos bahías, cuyo precio en el mercado se encuentra entorno a los 140-260 euros (depende del fabricante y modelo) Pero los NAS no vienen con discos (descartando los WD), por este motivo, es necesario escoger unidades de disco. Para ello, nos fijaremos en unidades mecánicas de 2 TB que cuentan con un precio que oscila entre 60 y 80 euros. Obviamente, en el apartado de disco también depende de qué fabricante y modelos escojamos. Es necesario que os quedéis con la cifra del almacenamiento: 2 TB. es decir 4 TB si se recurre a un RAID 0 o 2 TB si se recurre a un RAID 1.

Por otro lado, en lo que se refiere al servicio de almacenamiento en la nube, cogeremos los puntosa comunes que ofrecen Google Drive, Dropbox y OneDrive. Ya os advertimos que las diferencias entre ellos son escasas, sobre todo en lo que se refiere a las relaciones precio/funciones y precio/almacenamiento. Esto se puede comprobar en el artículo de nuestros compañeros de ADSLZone, permitiendo que nos hagamos una idea mucho más fiel.

Precios genéricos de un servicio de almacenamiento en la nube

Para 1 TB de almacenamiento, sin entrar en detalle de las funciones existentes estamos pagando en torno a 9,99 euros al mes. En algunos servicios, se ofrece precio conjunto de 12 meses, permitiendo al usuario que se ahorre un mes. En condiciones normales, estamos hablando de 119 euros al año.

Análisis de NAS del fabricante QNAP

Algunas funciones que se ofrecen es el sincronismo selectivo de archivos, o copias de seguridad de hasta 120 días de antigüedad. Además de todas las funciones gratuitas, como posibilidad de compartir archivos a través de enlaces con otros usuarios, gestionar permisos de usuarios, y así hasta completar una lista que no es muy amplia.

Gasto en el que se incurre al comprar un NAS

De los precios que hemos mencionado anteriormente, vamos a coger un valor intermedio en lo que se refiere a equipos NAS. Es decir, contamos con que el NAS nos cuesta 200 euros y cada disco duro de 2 TB unos 70 euros. Es decir, adquirir un NAS nos puede costar unos 340 euros, aproximadamente y teniendo como referencia los precios que hemos indicado anteriormente.

Tres veces más de lo que cuesta una suscripción anual a un servicio de almacenamiento en la nube. Sin embargo, una vez hecha la inversión no es necesario realizar más pagos. Configurar el dispositivo y disfrutar del amplio catálogo de funciones: servicio cloud, gestión de usuarios, copias de seguridad ilimitadas, sin límite para el tamaño de subida de los archivos, y así hasta completar un listado mucho más amplio.

Análisis de NAS del fabricante Synology

Conclusión: Si el uso será permanente, compra un NAS

Después lo dicho anteriormente llega el momento de dirimir cuál será la mejor opción. Recordamos que estamos hablando solo de condiciones económicas, nada más.

Si el uso del dispositivo será permanente desde la compra con un horizonte a los 10 años, sin lugar a dudas, el NAS es la mejor opción. Es cierto que, inicialmente, se incurre en un gasto que para muchos no es asumible. Sin embargo, pasado este, no se tienen que realizar más desembolsos. El gasto se estabilizará en muchos casos en una cifra inferior a los 400 euros. Volvemos a repetir que estas cifras son solo orientativas y asociadas a NAS que permiten iniciarse en el mundo del almacenamiento doméstico.

Sin embargo, si se trata de una necesidad que requiere un almacenamiento pequeño de archivo o incluso de 1 TB y por un periodo inferior a 3-4 años (tiempo que se tarda en amortizar un NAS respecto a los servicios de almacenamiento cloud) nos decantaríamos por un servicio de estas características. Sin embargo, hay que tener en cuenta que las funciones disponibles serán inferiores a las existentes en una nube privada creada con un NAS.

Desde hace años, son muchos los usuarios que poseen archivos almacenados en un servicio del tipo de Dropbox, Google Drive o OneDrive. Dados los problemas de seguridad detectados en más de una ocasión, la confianza se ha reducido. Por este motivo, bajo nuestro punto de vista, es mejor contar con un NAS. La ventaja clara es que los archivos están almacenados en el hogar del usuario y que las posibilidades de configuración son mayores. Es cierto que la inversión inicial es mayor, pero a partir de ese momento no habrá ni un euro más de desembolso y son muchas las ventajas.

¿Eres de los partidarios de comprar un NAS o almacenar tus archivos en la nube?

Continúa leyendo
  • Alvaro

    En este artículo os dejáis dos cosas, la primera es el consumo anual de un nas y la segunda es el gasto medio en recambio de discos, por poner un ejemplo, si durarán seis años entonces sale a unos 25 euros al año.

  • Pingback: ¿Por qué comprar un NAS en vez de contratar un servicio de almacenamiento en la nube económicamente hablando? | Móvil Experto()

  • Nercolito

    Comprar un vehículo (NAS) vs Viajar todo el tiempo en transporte público (servicios en la nube).

    Mil veces el NAS, aunque salga un poco más caro, pagandolo en 12 cuotas es pagable, además te queda para siempre, aunque se te corte internet dentro de la empresa u hogar podes seguir trabajando y a velocidad gigabit (o más).

    Si está bien configurado aunque se te dañe un disco se puede cambiar, se puede expandir sólo contando el gasto del disco y revendiendo los anteriores de menor capacidad, etc. Es mucho más flexible y la seguridad de no depender de otra empresa para acceder a tus propios archivos es una diferencia abismal.