Cómo abrir (o cerrar) un puerto a una aplicación en el Firewall de Windows: guía completa

Escrito por Rubén Velasco

El cortafuegos, o firewall, de un sistema operativo es una de las aplicaciones de seguridad más esenciales que podemos tener en un ordenador. Esta aplicación se encarga de controlar el acceso a Internet de todas las aplicaciones del equipo y decide si la aplicación puede conectarse o no, y a través de qué puertos puede comunicarse a través de Internet. Si queremos usar aplicaciones de descarga (como torrent) sin problemas, o jugar online, una de las configuraciones esenciales es configurar correctamente nuestro firewall, y esto es lo que os vamos a enseñar en este artículo.

Muchas de las suites de seguridad profesionales que podemos encontrar en Internet, como ESET, Kaspersky o Bitdefender, entre otras muchas, cuentan con un completo firewall integrado que trabaja a la vez con el antivirus para proteger al usuario. Sin embargo, Windows también cuenta con su propio Firewall desde Windows XP, una herramienta de seguridad esencial que nos permite elegir cómo queremos que las aplicaciones se conecten a Internet. Este cortafuegos ha ganado, además, una gran popularidad desde la llegada de Windows 10, ya que funciona a la perfección junto con Windows Defender, el nuevo antivirus gratuito de Microsoft incluido de base en Windows 10 y que en poco tiempo se ha convertido en uno de los mejores (por no decir el mejor) en el que podemos confiar.

Normalmente el firewall de Windows no suele darnos problemas y suele saber bien qué aplicaciones permitir y cuáles bloquear. Sin embargo, si queremos que nuestra red funcione a la perfección y estar lo más seguros posible, podemos configurar su comportamiento, sobre todo para elegir los puertos a través de los cuales queremos que las aplicaciones se conecten a Internet, impidiendo que puedan comunicarse a través de los demás.

A continuación, os vamos a explicar paso a paso cómo configurar el Firewall de Windows 10 para que una aplicación de descargas (como Transmission o uTorrent), o un juego online (como Call of Duty o Fortnite) puedan conectarse a Internet a través de los puertos usados.

Antes de continuar, os recomendamos utilizar el siguiente test de puertos abiertos para comprobar que los puertos están abiertos en nuestro router, ya que si están cerrados en él de poco sirve abrirlos en el firewall de Windows. De tenerlos cerrados, antes de entrar en la configuración del cortafuegos en PC tendremos que empezar por abrirlos en nuestro propio router.

Cómo abrir los puertos en el firewall de Windows 10 (o de cualquier versión anterior)

Para abrir los puertos en este firewall, lo primero que haremos será entrar en la configuración principal del mismo. Para ello escribiremos “firewall de windows” en Cortana en nuestro Windows 10 (o llegamos a él desde el Panel de Control si usamos una versión anterior de Windows) y podremos ver la ventana de resumen de estado de este cortafuegos.

Pulsaremos sobre la opción “configuración avanzada” que aparece en el menú de la izquierda para llegar a las opciones de seguridad avanzadas.

Firewall de Windows - Tutorial abrir puertos 1

En la nueva ventana de configuración avanzada de seguridad podremos ver tres columnas. En la columna de la izquierda veremos un resumen con los tipos de reglas que podemos tener, en la parte central las reglas ya creadas y en la parte derecha las acciones que podemos hacer con estas reglas.

Firewall de Windows - Tutorial abrir puertos 2

Por un lado, tenemos las reglas de salida, es decir, las reglas que indican cómo pueden conectarse las aplicaciones al exterior, y por otro lado las reglas de entrada, reglas que definen de dónde pueden recibir conexiones de fuera las aplicaciones.

Lo ideal para tener la máxima seguridad sería crear dos reglas, una de entrada y otra de salida, bloqueando todo el tráfico que no esté definido en dichas reglas. Para ello, empezaremos creando una “regla de entrada”. Seleccionamos esta categoría en la parte izquierda y crearemos una nueva regla.

En la primera ventana que nos aparecerá seleccionaremos la opción “Personalizada” para poder crear una regla concreta por aplicación y puerto.

Firewall de Windows - Tutorial abrir puertos 3

Continuamos en este asistente y lo siguiente que tendremos que hacer será elegir la ruta del programa al que queremos definir el acceso a Internet. En nuestro caso, por ejemplo, vamos a usar un juego de Steam.

Firewall de Windows - Tutorial abrir puertos 4

En el siguiente paso elegiremos los puertos a través de los cuales la aplicación seleccionada puede recibir tráfico de Internet. Para ello elegiremos el tipo de puerto (los más comunes serán TCP y UDP), así como el puerto remoto y el puerto local al que queremos dar acceso. Salvo en configuraciones concretas o si tenemos reenvíos de puertos en nuestro router, los puertos locales y remotos serán los mismos.

Firewall de Windows - Tutorial abrir puertos 5

En el siguiente paso vamos a poder elegir las direcciones IP, locales y remotas, a las que se podrá conectar la aplicación. Si sabemos la IP del servidor podemos introducirla aquí para que solo dicha IP pueda conectarse con la aplicación. Esto es ya bastante concreto, por lo que, salvo en casos concretos, podemos dejar que cualquier IP pueda enviar tráfico para no tener problemas.

Firewall de Windows - Tutorial abrir puertos 6

En el siguiente punto vamos a elegir si queremos que dicha regla sea para permitir el tráfico o para denegar ese tráfico concreto, permitiendo lo demás. En nuestro caso es para permitir dicho tráfico, por lo que elegimos dicha opción y continuamos.

Firewall de Windows - Tutorial abrir puertos 7

Los dos pasos siguientes son muy simples. Lo único que debemos hacer es especificar si queremos que la regla se aplique en redes públicas, privadas o dentro de un dominio (dejaremos marcadas las 3 casillas) y daremos un nombre para identificar la red.

Ya tendremos la regla de entrada (el tráfico de fuera que puede llegar a la aplicación) creada. Como la aplicación como tal también debe conectarse con el exterior, en el siguiente paso vamos a crear una regla de salida. Seleccionamos el apartado de “reglas de salida” y seguiremos los mismos pasos que en el punto anterior, pero teniendo en cuenta los puertos y las IPs de salida, es decir, puertos a través de los cuales la aplicación puede salir a Internet.

Una vez creadas y guardadas las dos reglas ya podemos empezar a usar nuestra aplicación o juego para ver cómo puede conectarse a Internet sin problemas en función de las reglas que hayamos creado.

En caso de experimentar algún tipo de problema en la conexión de la aplicación (o de otras) y sospechar que puede ser por un problema de compatibilidad con las reglas que acabamos de crear, desde la lista de reglas del Firewall de Windows podemos deshabilitar la regla, desde las opciones que aparecen al pulsar sobre ella con el botón derecho, para comprobar si realmente el problema es de ella, en cuyo caso habría que afinar, seguramente, el tema de puertos.

Otras formas más sencillas de crear reglas en el Firewall de Windows

Aunque funciona bien, el Firewall de Windows no es precisamente uno de los programas más intuitivos y sencillos del sistema operativo, es una herramienta de seguridad bastante compleja que incluso puede dar miedo a algunos usuarios sin muchos conocimientos.

Por suerte, algunos desarrolladores han creado diferentes aplicaciones que nos permiten configurar fácilmente el propio cortafuegos de Windows, aplicaciones mucho más intuitivas desde las que crear y administrar las reglas que queramos.

Una de estas aplicaciones es Windows Firewall Control (comprada hace unos meses por Malwarebytes) o Simplewall, una aplicación de código abierto que nos permite configurar reglas en el cortafuegos de Windows de la forma más rápida y sencilla posible.

¿Sueles crear a menudo reglas en el Firewall de Windows para controlar las conexiones de las aplicaciones?