Cómo evitar las estafas al comprar Lotería de Navidad por Internet

Escrito por Javier Jiménez

Se acerca el 22 de diciembre y un año más son millones los españoles que de una u otra forma juegan a la Lotería de Navidad. Muchos optan por comprar uno o varios décimos para ellos mismos. Otros compran alguno a repartir con los compañeros de trabajo, amigos, familiares… Pero sin duda algo bastante común es llegar a los últimos días y todavía no haber elegido el décimo que queremos. En los últimos tiempos es muy común comprarlo por Internet. Ahora bien, esto puede convertirse en un problema. En este artículo vamos a explicar cómo evitar las estafas al comprar Lotería de Navidad por Internet. Ya vimos qué páginas hay que evitar al comprar por Internet.

Imaginemos lo desagradable que sería que nos tocara algún premio, por pequeño que fuera, y comprobar que ese boleto era falso. También que al comprar en una Web no prestemos atención suficiente y podamos sufrir algún ataque que pueda robar nuestros datos. Por ello es conveniente tener en cuenta algunos aspectos importantes.

Se calcula que casi la mitad de las compras de lotería de todo el año se concentran tanto en la Lotería de Navidad del día 22 de diciembre como en la de El Niño del 6 de enero. Solo con eso podemos hacernos una idea de la gran repercusión. Además hay que mencionar que en los últimos años el incremento del gasto en loterías a través de Internet ha sido muy grande.

Cómo comprar lotería por Internet de forma segura

Lo primero y más importante es qué páginas utilizar. Esto es algo que podemos aplicar a muchas cosas, pero en estos días conviene remarcarlo en cuanto a adquirir boletos de lotería. Es importante conocer bien en qué página estamos realizando la compra. Siempre hay que ir a sitios oficiales, de garantías, que inspiren confianza. Hay que evitar sitios de terceros que podamos encontrarnos de casualidad mientras navegamos o que incluso recibamos a través de un e-mail o redes sociales.

Siempre nuestro amigo Google puede ayudarnos. En caso de desconfiar de una página Web, podemos realizar una simple búsqueda son su nombre. Seguro que encontramos opiniones de otros usuarios. Si es una estafa lo averiguaremos rápidamente.

Otro aspecto a tener en cuenta es que esa página esté cifrada. Esto significa que debemos de realizar la compra en sitios que utilicen el protocolo HTTPS. Esto no es sinónimo de que la página sea segura. Ya vimos que la mitad de los ataques phishing utilizan páginas HTTPS.  Sin embargo es algo que puede ayudar a detectar el riesgo de una Web si es HTTP y nuestros datos no van cifrados.

También podemos revisar el protocolo de seguridad de una Web. De ello hablamos en un artículo anterior donde explicábamos cómo hacerlo.

El pago, muy importante

Por otra parte, el método de pago también es vital. Ninguna página va a pedirnos ningún documento adicional como puede ser nuestro DNI. Tampoco que le enviemos datos de nuestra tarjeta y mucho menos el PIN. El pago debe de ser a través de una pasarela segura, donde simplemente tengamos que elegir la forma en la que vamos a pagar (tarjeta, PayPal, etc), introducir los datos necesarios y hacer el pago. Recomendamos siempre tener activada la autenticación de dos factores para evitar fraudes de este tipo.

Hay que evitar utilizar equipos y redes públicas. En ocasiones no tenemos más remedio que conectarnos a un Wi-Fi abierto que encontramos. En este caso lo ideal es utilizar alguno de los múltiples servicios VPN que podemos encontrar. No sabemos realmente quién puede estar detrás de esa red y si podría ser una estafa y poner en riesgo nuestros datos a la hora de realizar cualquier pago.

Por último, para realizar cualquier tipo de compra por Internet de forma segura, es conveniente contar con programas y herramientas de seguridad. Además, nuestros sistemas deben estar actualizados a la última versión. Así podremos hacer frente a posibles amenazas que comprometan el buen funcionamiento y la seguridad.

Medidas posteriores al sorteo

También puede haber estafas una vez el sorteo ha tenido lugar. En este caso hablamos del conocido como phishing. Los ciberdelincuentes pueden enviar un mensaje donde indican de que nuestro décimo ha sido agraciado. Nos piden una serie de datos, e incluso pueden llegar a solicitar una pequeña cantidad económica.

Lógicamente se trata de una estafa. Se trata de un método por el cual el atacante busca tener nuestros datos personales. Siempre que recibamos este tipo de e-mails lo mejor es borrarlo directamente y nunca contestar.