Solo con abrir un e-mail podría infectarse tu equipo: aprende a identificar y evitar amenazas

Escrito por Javier Jiménez

La manera en la que puede llegar el malware a nuestros dispositivos es muy variada. Podemos toparnos con páginas configuradas de forma maliciosa para descargar algún tipo de virus o troyano. También es posible que al meter una memoria USB infectada nuestro equipo esté en riesgo. Pero si hay un método bastante frecuente y peligroso, es el e-mail. Es cierto que existen filtros y cada vez más los proveedores están más preparados. Pero es posible toparnos con un correo electrónico que ponga en riesgo nuestra privacidad y seguridad. En este artículo vamos a explicar cómo simplemente con abrir un e-mail puede infectarse un dispositivo y qué podemos hacer para evitarlo y saber identificar las amenazas.

Solo con abrir un e-mail podría infectarse un dispositivo

Según un informe que ha presentado recientemente Office 365, el e-mail es uno de los medios de ataque más importantes hoy en día. En muchas ocasiones incluso es el método preferido por los ciberdelincuentes para llevar a cabo sus ataques. Hablamos del phishing, pero también de malware oculto a través de enlaces o archivos adjuntos.

Este mismo informe indica que de media se detectan 250.000 nuevas variantes de malware. Aquí podemos incluir muchos tipos: spyware, troyanos, virus, ransomware, ataques phishing… Siempre tienen el objetivo de atentar contra la seguridad y privacidad de los usuarios. Cosas como los datos personales o información de las cuentas son muy codiciadas.

Aseguran que una gran parte de todas estas variedades de las que hablamos, llegan a través de un simple e-mail. Simplemente con abrir un correo electrónico e interactuar con él, nuestro equipo podría verse infectado. Esto además podría expandirse a otros dispositivos que tengamos. Un problema bastante serio.

Cómo crear una cuenta de e-mail anónima

Cómo identificar un e-mail peligroso

Lógicamente la mayoría de los e-mails que lleguen a nuestra bandeja no van a ser peligrosos. Como hemos indicado, existen filtros que pueden prevenir la entrada. Sin embargo en ocasiones pueden entrar y llegar hasta nuestra bandeja. Es por ello que conviene saber cómo identificar un e-mail que pueda contener alguna amenaza.

Lo primero que tenemos que hacer es observar bien el asunto del mensaje. Muchas veces los ataques phishing buscan el miedo y la urgencia de los usuarios. Instan a que actuemos cuanto antes. Este es un primer indicativo de alerta.

También hay que observar quién envía el mensaje. Mirar muy bien la dirección de correo electrónico en busca de algo extraño. A veces buscan hacerse pasar por una empresa legítima, pero la dirección contiene algún símbolo extraño o palabra que no cuadra.

Por otra parte, hay que mirar bien el cuerpo del mensaje. Podemos encontrarnos con textos mal traducidos, por ejemplo. Buscan hacerse pasar por una cuenta legítima pero se nota que la redacción no es correcta.

Cómo evitar las amenazas a través del e-mail

Lo más importante es no interactuar de ninguna manera con este tipo de correo. Esto significa no responder, por ejemplo. De esta manera evitamos que puedan saber que realmente hay una persona detrás de esa cuenta y que está activa.

Además, hay que evitar descargar posibles archivos adjuntos. Es así como pueden infectar con malware nuestro sistema.

Igualmente nunca hay que hacer clic en enlaces que no conozcamos realmente de qué se trata. Hay que identificar correctamente estos correos para no caer en la trampa.