La razón por la que una red Wi-Fi utiliza la misma frecuencia que un microondas

Son muchas las causas que pueden provocar una pérdida de conexión Wi-Fi. Generalmente dos de las principales son la distancia y los obstáculos que haya, como paredes, muros, muebles… Pero también otros dispositivos pueden interferir en la señal. Es el caso del microondas. Si nuestro router está cerca, podemos experimentar problemas de conexión, pérdida de velocidad y, en definitiva, una mala calidad que nos impida navegar correctamente. Pero hay un motivo, y es que la frecuencia es la misma. En este artículo queremos explicar por qué razón una red Wi-Fi utiliza la misma frecuencia que un microondas.

Por qué el Wi-Fi y microondas utilizan la misma frecuencia

Como sabemos, lo normal es que nuestro Wi-Fi funcione en la frecuencia de 2.4 GHz. Es cierto que los más modernos suelen ser doble banda y también pueden actuar en la de 5 GHz. Pero no todos los dispositivos son compatibles y en determinadas circunstancias lo ideal es utilizar solo la primera opción.

Sin embargo los microondas también funcionan en esta misma frecuencia, en los 2.4 GHz. Algo que, como podemos imaginar, puede interferir en nuestra conexión Wi-Fi. Un problema que traería consigo fallos al navegar, una pérdida de velocidad, menos estabilidad… Pero, ¿por qué razón ambos funcionan en la banda de 2.4 GHz?

Para conocer el motivo hay que trasladarse hasta 1947, hace más de 70 años. En esa fecha, la Unión Internacional de Telecomunicaciones estableció las bandas ISM. Buscaban definir qué tipos de dispositivos podrían funcionar en las diferentes bandas de radiofrecuencia. No era buena idea que diferentes equipos funcionaran en la misma frecuencia y que hubiera problemas de interferencias.

Asignaron la frecuencia de 2.4 GHz para los microondas. En esa época, como podemos imaginar, todavía no existía el Wi-Fi. De hecho no existía Internet. Eligieron esta banda porque era lo ideal para ese tipo de electrodomésticos. No necesitaba mucha potencia para transmitir y bastaba para su objetivo, que no era más que calentar los alimentos. Era algo que también ayudaba a reducir costes.

En esos años solo estaba presente la frecuencia de 2.4 GHz en dispositivos que no servían para comunicarnos. Algo que, evidentemente, cambió con los años. Ahora mismo el Wi-Fi actúa precisamente para eso, para comunicar diferentes dispositivos. Pero, ¿por qué el Wi-Fi utiliza esta frecuencia? La banda de 2.4 GHz era perfecta una vez más por su bajo coste de implementación, no necesitaba mucha potencia y ofrecía una capacidad bastante decente.

Hay que tener en cuenta que no solo lo utiliza el Wi-Fi cuando nos referimos a dispositivos de comunicación. Esta banda también fue adoptada por teléfonos inalámbricos, por ejemplo.

El problema llega ahora, cuando tenemos en nuestro hogar un microondas funcionando y un router Wi-Fi emitiendo señal. Es cierto que estos aparatos están diseñados para evitar en la medida de lo posible las interferencias. Sin embargo en la realidad esto no siempre ocurre y puede haber problemas. Eso sí, aquí el dispositivo que se ve más perjudicado es el Wi-Fi. Un microondas tiene como único fin calentar la comida, y por muchas ondas que emita un portátil, router o móvil, no va a afectar.

Cómo evitar las interferencias del Wi-Fi con el microondas

El primer consejo y más básico es no utilizar ningún dispositivo Wi-Fi al lado del microondas. Podemos cambiar el router de lugar, conectarnos desde otro sitio, etc. Incluso el caso contrario, que sería cambiar el microondas a otro lugar donde moleste menos.

Pero también podemos utilizar otra frecuencia. Como hemos mencionado, la mayoría de routers modernos utilizan también la banda de 5 GHz. De esta forma no interfiere con el microondas.