Cómo enviar correos electrónicos cifrados y que se autodestruyan pasado un tiempo

Escrito por Javier Jiménez

El correo electrónico es sin duda un medio de comunicación muy importante hoy en día. Esto es así tanto para usuarios particulares como para empresas. Es una manera rápida, segura y cómoda de mandar mensajes, así como archivos adjuntos. Ahora bien, las funciones que tenemos disponibles han mejorado mucho en los últimos años. Son muchas las plataformas que tenemos a nuestra disposición, así como las mejoras en seguridad y privacidad. En este artículo vamos a explicar cómo mandar correos electrónicos cifrados y que se autodestruyan una vez pase un tiempo.

Cómo enviar correos cifrados y que se autodestruyan

Sin duda dentro de todas las opciones que tenemos para mandar y recibir correos, una plataforma muy popular es Gmail. Es una de las más utilizadas por los españoles. Y sí, con Gmail vamos a poder mandar correos electrónicos cifrados y que se autodestruyan. De esta manera dejarán de estar disponibles una vez pase un tiempo marcado.

Para utilizar esta función simplemente tenemos que entrar en nuestra cuenta de Gmail y darle a escribir un mensaje. Pero en vez de mandarlo directamente, hay que ir a una de las opciones que aparecen abajo. Concretamente la que tiene el símbolo de un candado y un reloj. De esta forma entramos en el modo confidencial, donde podemos asignarle un tiempo de caducidad a los correos. También podemos ponerle una contraseña generada por Google para que únicamente una persona con clave pudiera entrar.

Enviar correo que se autodestruya

Como vemos, una vez entramos en esta opción podemos ponerle un tiempo concreto. Por ejemplo un día, una semana, un mes… Pasado este tiempo, dejará de estar disponible para la otra persona.

El destinatario recibe el correo en su bandeja, pero informa de que se ha enviado a través del modo confidencial de Gmail. Indican que únicamente a través de esa cuenta se puede leer y, además, aparece el tiempo que falta hasta que se autodestruya. De esta forma la persona que lo recibe sabrá que pasado ese tiempo ya no estará disponible. Una buena manera de evitar que alguien lo deje por descuido y quiera leerlo más tarde pero ya no pueda.

Modificar el tiempo

Otra opción que tenemos es la de adelantar el tiempo para que se autodestruya. Es decir, evitar que el destinatario pueda acceder a él en cualquier momento. Para ello simplemente tenemos que abrir el correo que hemos enviado y abajo nos aparece la opción de Quitar acceso.

Si hacemos esto el e-mail ya no estará disponible. Siempre podemos volver a habilitarlo, en caso de que queramos.

En definitiva, de esta manera sencilla podemos mandar un e-mail que se autodestruya a través de Gmail. El destinatario no es necesario que tenga Gmail, ya que funcionaría igual con cualquier otra plataforma. Ya hemos explicado también que podemos cifrar el mensaje con contraseña y de esta forma asegurarnos de que solamente el destinatario que queremos va a leerlo.

En un artículo anterior hablamos de los correos electrónicos desechables. Una buena manera de utilizar este medio de comunicación y evitar así el Spam.