Consejos para evitar que el Internet vaya lento en el móvil

Escrito por Javier Jiménez

El Internet es hoy en día una herramienta fundamental para muchos usuarios a lo largo y ancho del planeta. Son muchos los dispositivos que tenemos a nuestra disposición para navegar. Pero sin duda uno que ha crecido enormemente en la última década es el móvil. Si antes lo usábamos básicamente para llamar o enviar SMS, ahora lo utilizamos para casi todo. Vivimos conectados a la red, de una u otra forma. Pero a veces la conexión no funciona como quisiéramos. En este artículo vamos a dar algunos consejos para evitar que el Internet vaya lento en el móvil. Ya dimos algunos consejos para ahorrar Internet en el móvil.

Cómo evitar que el Internet vaya lento en el móvil

Algo que detestan muchos usuarios es realizar un test de velocidad y comprobar que la conexión es lenta. Puede ser problema de la red, de la operadora o de nuestro dispositivo. En nuestro caso vamos a centrarnos en algunos consejos para evitar que el Internet vaya lento en el móvil.

Mantener el teléfono en buen estado

Esto es muy importante para evitar que el Internet vaya lento en el móvil. Es vital que el teléfono esté en buen estado. Con esto nos referimos a contar con programas y herramientas de seguridad que evite la entrada de malware o instalar programas que puedan usar la red en segundo plano sin nuestro consentimiento.

Es un paso importante para evitar problemas en general en los dispositivos, pero en el caso del móvil si no cuidamos este aspecto puede traducirse en una conexión a Internet lenta.

Actualizar siempre el sistema

Siguiendo un poco con el punto anterior, es muy importante también que el sistema, así como los programas que tengamos, estén actualizados a la última versión. Especialmente es importante en el caso del navegador, que a fin de cuentas es lo que usaremos para navegar.

No solo por mejorar el rendimiento, sino también por seguridad. A veces pueden surgir vulnerabilidades que son aprovechadas por los ciberdelincuentes para desplegar amenazas. Es bueno tener los parches más recientes de seguridad instalados.

Observar bien el estado de la red

Pero un aspecto sin duda clave es observar el estado de la red. En ocasiones nos conectamos a redes Wi-Fi que llegan con una potencia muy débil. Conviene asegurarse de que estamos conectados a la correcta, especialmente si tenemos repetidores repartidos por el edificio. En ocasiones podemos tener a nuestra disposición una opción mejor.

También hay que tenerlo en cuenta en el caso de la red móvil. No por estar conectado a 4G significa que vamos a tener una mejor velocidad que en 3G. A veces la cobertura llega muy, muy débil y nos imposibilita navegar correctamente.

Cuidado con las aplicaciones en segundo plano

Lo hemos mencionado anteriormente. Hay que tener mucho cuidado con las aplicaciones que utilizan Internet en segundo plano. Esto podría provocar que consuman recursos que en ocasiones son limitados. Pero también podrían llegar incluso a fundir nuestra tarifa de datos.

Por tanto, hay que tener mucho cuidado con las aplicaciones que estén funcionando en segundo plano.

Borrar la caché, historial y cookies

A veces los navegadores se sobrecargan en exceso. Navegamos mucho a lo largo del día y es posible que necesite una limpieza. Recomendamos probar a borrar la caché, el historial y las cookies de navegación. Probablemente con esto lograremos que el Internet en el móvil funcione mejor.