Consejos para cuidar tu seguridad y privacidad cuando compartes contenido en las redes sociales

Las redes sociales forman parte muy importante hoy en día de nuestras conexiones. Existen muchas opciones, como sabemos. Algunas de las más populares son Twitter, Facebook o Instagram. En todas ellas hay un denominador común: compartir información. Esta información puede ser en forma de textos, fotos, vídeos… Pero al final siempre estamos compartiendo algo que puede ser público para muchos usuarios. A veces puede que lo que compartamos no se quede solo entre nuestros contactos, sino que incluso se haga viral y llegue a miles de personas. Es por ello que en este artículo queremos dar algunos consejos a la hora de compartir contenido por redes sociales.

Cómo cuidar la seguridad y privacidad al subir contenido a redes sociales

Cuidado con la ubicación

Hoy en día la mayoría de opciones de redes sociales permiten la configuración de la ubicación. Puede ser muy útil en algunos casos. Por ejemplo si subimos una foto de un lugar en concreto y queremos que pueda aparecer en imágenes relacionadas. También si queremos mandar un mensaje y que salga la ubicación de donde estamos.

Sin embargo con esto estamos dando información a muchos usuarios. Puede que no nos interese que en una publicación en concreto aparezca el lugar en el que estamos. Ya sabemos que no solo sale la ciudad, sino que incluso el lugar exacto en el que nos encontramos.

Por tanto, uno de los consejos para compartir contenido en las redes sociales y mantener nuestra privacidad y seguridad es ser precavido con la ubicación. Tener siempre presente que podemos configurarla.

Compartir solo con nuestros contactos si es lo que queremos

Es posible que pongamos un mensaje en Twitter y lo que busquemos es que tenga la mayor repercusión posible. Pero también puede ocurrir que subamos fotos de nuestro último viaje a Facebook y únicamente queramos que las vean nuestros contactos.

Por suerte en todas las redes sociales podemos configurar la privacidad de nuestras publicaciones. De esta forma solo las podrán ver aquellos contactos que queramos. Únicamente nuestros amigos, familiares o contactos que tengamos agregados y ningún tercero podría acceder.

En definitiva, configurar quién puede ver nuestras publicaciones es muy importante. Así evitamos que nuestros mensajes o fotos que subimos estén abiertas a todo el mundo.

No compartir datos importantes

Este es un error que cometen muchos usuarios de redes sociales. Compran una entrada para un concierto o un billete de avión y lo suben a este tipo de plataformas. Ponen una foto del billete, con el código visible. Es un problema ya que no solo afecta a la privacidad, sino que incluso podrían invalidar de alguna manera ese tipo de billete, según las circunstancias.

Hay que tener mucho ojo con el contenido que subimos a las redes sociales y nunca compartir este tipo de datos importantes.

No subir información personal o que comprometan nuestra seguridad

Algo similar ocurre con la información personal. Hoy en día simplemente con poner nuestro nombre en Google es más que probable que aparezcamos en algún documento. Parte de culpa la tienen las redes sociales. Pero además somos nosotros mismos, los usuarios, quienes subimos información personal que puede comprometer nuestra privacidad.

Un ejemplo es compartir el número de teléfono o DNI. Hay que evitar este tipo de datos.

Asegúrate que subes contenido real

Esto es algo que está especialmente relacionado con redes sociales como Twitter. A veces compartimos datos, información que encontramos, o simplemente nos hacemos eco de lo que otro usuario ha puesto, pero realmente esa información no es real. Se trata de algo que puede llegar a afectar a nuestra seguridad.

Esto también lo podemos aplicar al contenido que compartimos relacionados con supuestos premios. Algo muy común en Facebook. Esa publicación puede contener links engañosos que no solo comprometan nuestra seguridad, sino también la de otros usuarios.