El 20% de las principales webs son inseguras y no van cifradas con HTTPS, ¿por qué?

Navegar por Internet es una tarea cotidiana que todos realizamos a diario. Existen muchas plataformas y servicios online donde podemos informarnos, estar en contacto con otros usuarios, redes sociales… Como sabemos, un aspecto muy importante es la seguridad. Existen páginas más seguras que otras. Aquellas que van cifradas por HTTPS son más seguras que las HTTP. Pero no todas las páginas están preparadas para ello. En este artículo nos hacemos eco de un informe que muestra que el 20% de las principales páginas no son HTTPS. Pero, ¿por qué no se actualizan?

El 20% de los principales sitios de Internet no son HTTPS

Navegar en una web HTTPS significa que nuestra información va cifrada. De hecho, un error es acceder a una página que no esté cifrada e introducir datos personales e información importante. Por ejemplo nunca debemos realizar un pago en una web HTTP.

Ahora bien, como hemos mencionado el 20% de las principales páginas no están cifradas. Esto no significa que si entramos en ellas represente una amenaza por sí mismas. El problema sería si en alguna de estas páginas enviamos información, por ejemplo.

Google Chrome y otros navegadores se han tomado esto muy en serio en los últimos tiempos. Incluso envían avisos cuando accedemos a una web que no es HTTPS. Nos indican que ese sitio no es seguro. Pero como vemos son muchas las páginas que hoy en día siguen sin estar cifradas.

A esta conclusión ha llegado Google con un informe en los que ha tenido en cuenta los 100 sitios web (sin contar aquellos que pertenecen a su compañía) más visitados del mundo. Se ha encontrado con que solo el 80% de esas páginas utiliza cifrado HTTPS y el resto no.

Si hablamos de los inicios de HTTPS, era costoso en cuanto a cantidad económica y trabajo. Sin embargo con el paso del tiempo esto se abarató considerablemente e incluso se puede obtener gratuitamente a través de algunas compañías.

Las grandes plataformas lo tienen más complicado

El problema en la actualidad es para las grandes plataformas. Si hablamos de una página pequeña este proceso es sencillo y rápido. Sin embargo no ocurre lo mismo cuando hablamos de grandes plataformas online. En estos casos se necesita un trabajo mucho más laborioso, realizar pruebas y que todo funcione correctamente. Esto es lo que provoca que gran parte de estos sitios decidan alargar el paso a HTTPS.

Expertos en seguridad informan de que incluso algunos sitios optan por convertir su página a HTTPS, pero no así todo el contenido. Esto quiere decir que los usuarios pueden encontrarse con bloques, enlaces y contenido que no esté realmente cifrado.

En definitiva, está claro que la tendencia es que todas las páginas se conviertan en HTTPS, sin embargo aún queda para que esto esté completo. De momento solo queda dar algunos consejos para mejorar la seguridad. El principal es no introducir datos personales en sitios que no estén cifrados. En caso de necesidad, siempre podremos hacer uso de un servicio VPN. Además, conviene navegar con programas actualizados y herramientas de seguridad.