Por qué no es buena idea guardar las contraseñas en el navegador y cómo evitarlo en Chrome y Firefox

Escrito por Javier Jiménez

Las contraseñas representan una de las principales barreras para evitar intrusos en nuestras cuentas. Siempre que creemos una clave debemos de tener en cuenta algunos aspectos importantes. Hoy en día podemos utilizar una gran variedad de gestores de contraseñas para administrarlas. Incluso los propios navegadores permiten almacenarlas y de esta forma facilitarnos el trabajo. Ahora bien, esto no siempre es lo más recomendable. Vamos a explicar por qué puede ser un problema para la seguridad guardar contraseñas en el navegador. También vamos a indicar cómo evitarlo en Google Chrome y Mozilla Firefox.

Por qué no es recomendable guardar las contraseñas en los navegadores

Cuando generamos una clave, ésta tiene que cumplir una serie de premisas para que sea fuerte y difícil de averiguar. Una de las cosas es que sea única y que no la utilicemos en otro sitio. También es importante que cuente con letras (mayúsculas y minúsculas), números y otros caracteres especiales.

Ahora bien, si tenemos todo esto en cuenta, puede resultar difícil recordar todas las contraseñas. Mientras más servicios utilicemos en la red, más difícil será que nos acordemos de todo. Los navegadores nos permiten almacenar las claves. Esto nos hace ganar en comodidad, pero no en seguridad. Estamos entregando esas claves a los navegadores para que las almacenen. No sabemos si en algún momento puede surgir alguna vulnerabilidad o haber algún problema de seguridad y nuestras claves se verían comprometidas.

Uno de los principales motivos por los que no debemos guardar las contraseñas en el navegador es que puede ser muy fácil de ver. Cualquiera que tenga acceso a nuestro equipo podría acceder al navegador y ver las contraseñas que tenemos almacenadas. Simplemente con tener acceso a nuestro usuario de Windows podría ver todas las claves guardadas en Google Chrome.

Otros navegadores sí es cierto que almacenan mejor las claves, ya que nos permite crear una contraseña maestra para acceder a ellas.

Cómo evitar que Google Chrome y Mozilla Firefox almacene las contraseñas

Por suerte podemos evitar que tanto Google Chrome como Mozilla Firefox almacene las claves. Hemos puesto estos dos navegadores como ejemplo ya que son los más populares y utilizados hoy en día. Sin embargo es algo que podemos hacer con otros.

En Google Chrome tenemos que acceder a Configuración, posteriormente ir a la sección de Autocompletar y entrar en Contraseñas. Arriba veremos la opción de Preguntar si quiero guardar contraseñas.

Evitar que Chrome guarde contraseñas

Para evitar que Google Chrome guarde las contraseñas simplemente desmarcamos esta opción. Además, justo debajo veremos todas las contraseñas que ha almacenado hasta ahora. Podremos eliminar las que no queramos que estén ahí.

En Mozilla Firefox también podemos eliminar la opción de que se guarden nuestras contraseñas. Para ello vamos a Opciones y entramos en Privacidad y Seguridad. Una vez aquí buscamos el apartado de Usuarios y contraseñas.

Evitar que Mozilla Firefox almacene contraseñas

Para evitar que Firefox almacene nuestras claves tenemos que desmarcar la opción de Preguntar para guardar contraseñas e inicios de sesión de sitios web. También veremos justo debajo la opción de crear una contraseña maestra. Esto es algo que recomendamos para proteger nuestras claves de posibles intrusos.

Continúa leyendo
  • En el caso de Chrome, tienes toda la razón, pero en Firefox creo que no. Para empezar, Firefox encripta el almacén de contraseñas y además puedes (y debes) fijar una contraseña maestra que impide el acceso tanto a los certificados digitales almacenados como al almacén de contraseñas. Pero además, existe Lockbox, utilidad de Mozilla que permite almacenar las contraseñas de forma segura para compartirlas entre dispositivos.
    Eso sí, lo que no hay que hacer jamás es dejar que el navegador recuerde la sesión abierta, ya que ésta se alacena en una cookie, que podría ser leída desde otra pestaña del navegador (a menos que se usen contenedores).