Un NAS sirve para mucho más que guardar archivos: otros usos que podemos dar a estos servidores

Escrito por Rubén Velasco
NAS

Los servidores NAS se han convertido en uno de los servidores domésticos más frecuentes que podemos encontrar. Estos servidores suelen utilizarse como un sistema de almacenamiento centralizado donde podemos guardar todo tipo de archivos en sus discos duros de manera que los demás usuarios y dispositivos conectados a la red local puedan acceder a ellos, además de poder tenerlos siempre disponibles desde cualquier lugar a través de Internet. Sin embargo, las funciones que nos ofrecen los servidores NAS son bastantes más que un simple sistema de almacenamiento centralizado.

Cuando conectamos un servidor NAS por primera vez, lo primero que solemos hacer es instalarse su correspondiente firmware (algo que debemos hacer desde el ordenador) y, a continuación, configurar el tipo de RAID que mejor se adapte a nuestras necesidades.

Una vez tengamos ya configurado el NAS y los discos duros en RAID ya podemos empezar a utilizar nuestro servidor, y cualquier dispositivo conectado a la red local podrá conectarse a él.

Cualquier servidor NAS, incluso los de gama más baja que podamos encontrar, tienen un hardware más o menos potente que le permite mover completos sistemas operativos (como QTS, en el caso de QNAP, o DiskStation, en Synology) que nos ofrecen diferentes servicios y características para sacarle el mayor provecho posible a este tipo de servidores.

QTS NAS QNAP

Otros usos que podemos dar a un NAS, a parte de guardar nuestros archivos

Uno de los usos más básicos que podemos dar a un servidor NAS es, por ejemplo, como servidor de descargas que nos permita descargar archivos de Internet y de las redes P2P para guardarlos directamente en sus discos duros.

Si el servidor ya tiene cierta potencia, otro uso muy común y muy interesante es convertir el NAS en un servidor multimedia. Podemos guardar en él todo tipo de series y películas de manera que podamos verlas en streaming en una SmartTV a través de DLNA o servidores como PLEX, teniendo así todo nuestro contenido multimedia centralizado en un solo lugar. Dependiendo de modelos (por ejemplo, los QNAP), además tienen un puerto HDMI que nos permitirá conectarlo directamente a una televisión o un monitor y usarlo como centro multimedia o como un completo ordenador con Linux.

Normalmente, los NAS tienen también servicios de red muy básicos que podemos usar, servicios como, por ejemplo, un cliente DDNS para utilizar esta función, un servidor web para montar nuestra propia página auto-alojada, un servidor de bases de datos, etc. Además, también vamos a tener unas tiendas de aplicaciones desde las que podemos descargar, instalar y usar nuevas características para aumentar la utilidad de nuestro servidor. Si somos paranoicos de las copias de seguridad, nuestro NAS también puede utilizarse como un completo administrador de backups.

Si tenemos un NAS QNAP con hardware de gama alta, otro uso muy interesante que podemos hacer de él es utilizarlo como un centro de virtualización. QTS nos permite virtualizar cualquier sistema operativo, tanto Windows como Linux, de manera que podamos utilizar cualquiera de estos sistemas operativos en LAN, sin necesidad de tener un hardware muy potente en nuestro PC para virtualizar.