¿Usas ordenadores prestados? Estos consejos te ayudarán a no poner en peligro tu privacidad y seguridad

Siempre que navegamos por la red corremos el riesgo de sufrir alguna de las múltiples amenazas de seguridad. No importa el tipo de dispositivo que utilicemos, siempre es conveniente contar con ciertas medidas de seguridad que protejan nuestros equipos. Sin embargo los riesgos aumentan, especialmente para nuestra privacidad, si utilizamos ordenadores que no son nuestros. Por ello queremos dar una serie de consejos para cuando vayamos a utilizar equipos públicos o de otra persona. Todo con el objetivo de mejorar la seguridad y privacidad.

Consejos para utilizar equipos ajenos con seguridad

Puede ocurrir que utilicemos un ordenador público y que contenga algún malware diseñado para registrar datos o infectar a los usuarios. También puede ocurrir que alguien nos preste su ordenador, por ejemplo un familiar o un amigo, y que ese equipo esté infectado. Sea como sea, nuestros datos, seguridad y privacidad podrían estar en peligro.

Es por ello que conviene tener en cuenta una serie de recomendaciones. No importa el equipo que vayamos a utilizar y si confiamos o no en la persona o establecimientos responsables del equipo.

Cuidado con la información y datos

Los datos y nuestra información son muy importantes. Si por ejemplo creamos un archivo de texto o descargamos información de algún tipo, es importante que sepamos dónde guardarla y evitar que pueda caer en malas manos.

Una práctica interesante es la de llevar nuestro propio pendrive y allí guardar todo, sin que pase por el otro equipo. Además, es importante borrar los archivos antes de dejar el equipo. No sabemos si podrían llegar a manos indebidas y hacer un mal uso de esa información.

Siempre cerrar sesión

Siguiendo un poco con lo anterior, es muy importante también cerrar sesión antes de dejar el equipo. Es posible que abramos nuestras cuentas de redes sociales, correo electrónico o incluso que utilicemos WhatsApp Web.

Antes de dejar el equipo hay que asegurarse de que no hemos dejado la sesión iniciada, ya que de lo contrario pondríamos en riesgo nuestra privacidad y seguridad.

Mejorar la seguridad en los ordenadores

Si descargas archivos, asegúrate de que no tengan malware

Podemos verlo de dos maneras. Por un lado hay que tener cuidado con los archivos que descarguemos y que puedan infectar a ese equipo que estamos utilizando. No queremos devolverle el ordenador a quien nos lo ha dejado lleno de virus y malware. Pero por otra parte también hay que tener cuidado de que no sea el ordenador el que ya está infectado.

En este sentido hay que tener cuidado a la hora de utilizar alguna memoria externa. Ya explicamos en un artículo anterior cómo analizar un pendrive.

Navegación privada

Muy interesante también es utilizar la navegación privada. Como sabemos, los principales navegadores como Google Chrome o Mozilla Firefox permiten navegar de forma privada y anónima. De esta forma nos aseguramos de que nuestros datos no queden registrados en el navegador. Así evitamos que se queden guardados los nombres de usuario, por ejemplo.

Los teclados virtuales pueden ser la solución

Sin duda uno de los mayores riesgos es iniciar sesión en nuestras cuentas. No sabemos realmente si ese equipo puede tener algún keylogger, por ejemplo. Por suerte la mayoría de sistemas operativos cuentan con un teclado virtual. De esta forma no necesitamos escribir la contraseña con el teclado físico, sino directamente en la pantalla o haciendo clic con el ratón.