Keylogger: qué son, cómo detectarlos y evitar que te roben las contraseñas con ellos

Escrito por Javier Jiménez

Dentro de todos los tipos de amenazas que podemos encontrarnos a la hora de navegar por la red, los Keylogger son unos de los más dañinos. En este artículo vamos a explicar qué son, cómo afectan a los usuarios y, lo más importante, cómo evitar ser víctima de este tipo de problemas. Hay que mencionar que están presentes tanto en equipos de escritorio como también en dispositivos móviles y su objetivo no es otro que robar las credenciales y contraseñas de los usuarios.

Qué son los Keylogger

Como hemos mencionado, un Keylogger es una de las múltiples amenazas de seguridad que pueden poner en riesgo nuestros equipos. Pueden afectar a los usuarios tanto en equipos de escritorio como en móviles. Vienen dentro de archivos maliciosos, programas que descargamos, correos electrónicos que recibimos… Se cuelan en el dispositivo y logran robar las contraseñas y nombres de usuario.

La manera en la que actúa es sencilla. Lo que hacen realmente es registrar todas las pulsaciones de teclas que utilizan los usuarios. De esta forma son capaces de recopilar las contraseñas y los nombres de usuario. Posteriormente los cibierdelincuentes pueden acceder a las cuentas de la víctima.

Atacan a plataformas muy variadas. Pueden robar contraseñas de redes sociales como Facebook o Twitter, servicios de correo electrónico o incluso cuentas bancarias. Precisamente esto último, las cuentas bancarias, son objetivo principal para usuarios de dispositivos móviles. Es una realidad que hoy en día utilizan mucho más este tipo de plataformas.

Protección frente a los Keylogger

Cómo protegernos de los Keylogger y evitar que nos roben contraseñas

Por suerte son muchas las cosas que podemos hacer para evitar ser víctima de este tipo de problemas. Por un lado, y esto es básico, es importante contar con programas y herramientas de seguridad que sean capaces de detectar el problema. Así podremos desinfectar nuestro  equipo o que incluso elimine el archivo malicioso antes de que se instale.

Pero también podemos utilizar algunas acciones interesantes para prevenir. Nosotros podemos tener un control sobre nuestros dispositivos y asegurarnos de que estén libres de malware. Sin embargo en ocasiones puede que utilicemos ordenadores públicos o de algún amigo o familiar y no sabemos con exactitud si puede estar infectado.

En este caso  que comentamos podemos hacer uso de teclados virtuales. La mayoría de sistemas operativos tienen esta opción. Así evitamos tener que introducir nuestras contraseñas y que puedan quedar registradas. Es vital especialmente cuando vayamos a abrir cuentas sensibles como puede ser nuestra cuenta bancaria.

También podemos evitar el problema de los keylogger haciendo uso de gestores de contraseñas. Con esto logramos evitar tener que introducir nuestras claves cada vez que vayamos a iniciar sesión en nuestras cuentas.

De la misma manera, existen alternativas a las contraseñas tradicionales. Un ejemplo son las huellas dactilares, algo cada vez más presente en los dispositivos. Así podemos evitar tener que poner las contraseñas y disminuimos el riesgo.

Tener nuestros dispositivos actualizados es importante. A veces surgen vulnerabilidades y pueden ser aprovechadas por ciberdelincuentes para desplegar amenazas. Se aprovechan de esas vulnerabilidades sin parchear.

Por otra parte, es aconsejable cambiar las claves de acceso frecuentemente. No solo por el riesgo de los Keylogger, sino también por posibles brechas de seguridad que pueden afectar en ocasiones.