Todo lo que tienes que hacer si tu equipo ha sido infectado y quieres ponerlo a punto

Pese a todas las precauciones que podamos poner, los programas y herramientas de seguridad que utilicemos, no es raro que nuestro equipo se vea infectado por alguna de las múltiples amenazas que hay. Ya sabemos que el malware puede entrar de formas muy diversas. También tienen objetivos muy diferentes, como puede ser el robo de credenciales y contraseñas, recopilar información de todo lo que hacemos, cifrar los archivos… En general el malware provoca un mal funcionamiento del sistema. Ralentización, problemas para abrir algunos programas… En este artículo vamos a explicar qué hacer si nuestro equipo ha sido infectado. Todos los pasos para volver a ponerlo a punto.

Qué hacer si nuestro equipo ha sido infectado

Lo normal es que notemos que nuestro equipo está infectado por dos vías: a través de un antivirus que informe de que hay una amenaza en el sistema o bien por notar un mal funcionamiento del equipo.

Sea como sea, lo más normal es que notemos que las cosas no van como deberían. Por ejemplo vemos aplicaciones instaladas que no conocemos, posibles barras y otras cosas en el navegador y, especialmente, un mal funcionamiento general del equipo. Por ello nos tenemos que poner manos a la obra para intentar revertir la situación y que el sistema vuelva a funcionar con normalidad.

Lógicamente no todo el malware es igual. Puede ocurrir que hayamos instalado una aplicación maliciosa y la solución más simple sea eliminarla y borrar los archivos que pueden generar problemas. Pero puede ocurrir que la amenaza se haya extendido por todo el sistema o que no sepamos realmente qué archivos están infectados.

Vamos a explicar paso a paso qué debemos hacer para recuperar nuestro equipo de amenazas genéricas.

Lo primero, algo aconsejable, es desconectar el ordenador de la red. De esta forma podemos reducir el impacto y evitar que pueda extenderse más o complicar las cosas. Pero antes de eso hay que tener en cuenta si tenemos o no el antivirus actualizado. En caso de que no, convendría actualizarlo y ya sí proceder a desconectar la red.

Una vez hecho esto, lo interesante es entrar en modo seguro a nuestro sistema. Os dejamos un artículo de cómo iniciar Windows 10 en modo seguro. Esto lo que hace es limitar las funciones del equipo. También reduce el riesgo de que las amenazas infecten otros archivos o se ejecuten. En modo seguro podemos iniciar el antivirus y hacer una búsqueda para eliminar el malware.

Solucionar problemas de malware

Reparar posibles efectos secundarios

Cuando nos aseguremos de que nuestro equipo está libre de malware es posible que algunos programas hayan cambiado, su funcionamiento no sea el mismo y necesiten ser restaurados. Tendremos que instalar en ocasiones algunas aplicaciones necesarias. Siempre, eso sí, descargarlas de tiendas y páginas oficiales y mantenerlas actualizadas, al igual que el sistema.

Convendría cambiar las claves de nuestros registros y posibles aplicaciones que hayamos utilizado con el equipo infectado. No sabemos si nuestros datos han podido ser robados y nuestras claves filtradas. Hay que disminuir al máximo los riesgos.

Hay que centrarse especialmente en aquellas aplicaciones que utilizamos para conectarnos a Internet. Por ejemplo el navegador, sin duda una herramienta fundamental y que es objetivo de los ciberdelincuentes. Puede que el malware haya modificado algunos aspectos del mismo o que haya agregado extensiones o herramientas peligrosas y que no son detectadas por el antivirus. Conviene, además, contar con extensiones de seguridad.

Por otra parte, aunque esto dependerá del tiempo que ha durado la infección, conviene tener en cuenta que otros dispositivos pueden estar infectados. Por ejemplo si hemos introducido un pendrive o disco duro externo. Habría que analizarlos con seguridad y evitar así que se propague el problema. En un artículo anterior explicamos cómo analizar un pendrive sin poner en riesgo la seguridad.

Además de todo esto, una vez sabemos que nuestro equipo vuelve a funcionar correctamente y que está limpio, hay que ponerse manos a la obra para evitar una nueva infección. Es muy importante que nuestro sistema, así como las aplicaciones que usemos, estén actualizadas a la última versión. Los ciberdelincuentes pueden aprovechar posibles vulnerabilidades para desplegar sus amenazas. Son los propios fabricantes quienes lanzan parches y actualizaciones para prevenir.

Pero también debemos contar con herramientas de seguridad que estén siempre actualizadas y disponibles. De esta forma podremos hacer frente al malware.