Seguro por defecto: así es como Microsoft quiere acabar con las amenazas informáticas con Windows 10

Escrito por Rubén Velasco

No podemos negar que Microsoft ha hecho un excelente trabajo con Windows 10, tanto en rendimiento y estabilidad (a pesar de lo que muchos puedan decir), como, sobre todo, en seguridad. Las últimas versiones de este sistema operativo vienen con una gran cantidad de medidas de seguridad para proteger a los usuarios de exploits y otras amenazas informáticas que pueden llegar por Internet, además de incluir por defecto Windows Defender, uno de los mejores antivirus que podemos usar hoy en día, además totalmente gratuito, para protegernos de todo tipo de malware.

A pesar de que Windows 10 tiene un sobresaliente en cuanto a seguridad (muy por encima de la seguridad de Windows 7 y sobre todo la de Windows XP), Microsoft no está dispuesta a conformarse con eso, y es que, tal como acaba de comunicar aprovechando su presencia en la COMPUTEX 2019, ya tiene en mente cómo debe ser el sistema operativo del futuro, un sistema operativo donde la seguridad siempre está presente por defecto.

El sistema operativo debe estar separado de las aplicaciones, aislado

Considerando las diferentes y complejas amenazas de seguridad que están teniendo lugar hoy en día, Microsoft considera que la base de un sistema operativo seguro y robusto es que el sistema operativo esté separado de las aplicaciones. La mayoría de los problemas de seguridad vienen de fallos en el software (un navegador como Google Chrome, aplicaciones de uso cotidiano como Word, un complemento como Flash) que, a través de ellas, se consigue ejecutar código en el sistema operativo o ganar privilegios en él.

Separando así el sistema operativo de toda la parte de usuario y las aplicaciones, Windows podría proteger a los usuarios de una forma mucho más eficiente. Aunque de momento esto es solo un pequeño concepto de lo que será el futuro de Windows, Microsoft ya ha empezado a experimentar con este concepto, y una prueba de ello es Windows Sandbox, una de las novedades de Windows 10 May 2019 Update que nos permite ejecutar aplicaciones y archivos en un entorno aislado y seguro, separado del sistema operativo y nuestros datos.

Windows 10 Sandbox

Las aplicaciones UWP de Windows 10 también utilizan en cierto modo este concepto, ya que se ejecutan en espacios aislados e independientes del sistema operativo y el resto de aplicaciones, lo que aporta un plus de seguridad tanto a la integridad del sistema operativo como al usuario.

Las actualizaciones del sistema operativo, otro punto que hay que mejorar

Para poder asegurar un sistema operativo, según Microsoft, no solo se debe aislar las aplicaciones del sistema operativo, sino que es muy importante reformar por completo la forma de actualizarse que tienen los sistemas operativos modernos.

Según Microsoft, para que un sistema operativo sea mucho más seguro es necesario que las actualizaciones tengan lugar siempre en segundo plano y, al contrario de lo que buscan muchos usuarios, sin brindar control más allá que a los administradores de sistemas. De esta manera, todos los usuarios del sistema operativo recibirán e instalarán automáticamente todas las actualizaciones nada más lanzarse, protegiéndose desde el día cero y evitando que queden usuarios sin actualizaciones.

Actualización KB4103721 Windows 10 April 2018 Update

Este es un concepto interesante sobre todo de cara a un modelo Rolling Release para Windows, por ejemplo, un modelo que en vez de hacernos ver varias versiones del sistema operativo (como XP, Vista, 7, 8, etc) solo haya un sistema operativo único que reciba actualizaciones periódicas y automáticas para seguir evolucionando.

¿Podría Windows 10 ser la última versión de Windows que continúa evolucionando partiendo de su base hacia este concepto imaginado por Microsoft? Quién sabe.

Fuente > Microsoft