Una de cada 3 amenazas de seguridad se pueden evitar simplemente actualizando Windows y las aplicaciones

Escrito por Javier Jiménez

Cuando navegamos por la red podemos encontrarnos con múltiples amenazas que comprometan la seguridad y el buen funcionamiento. Muchos tipos de malware que llegan por diferentes métodos. Sin embargo en la mayoría de casos es perfectamente evitable acabar infectado por cualquier tipo de software malicioso. En este artículo nos hacemos eco de un informe que muestra que una de cada tres vulnerabilidades pueden resolverse simplemente con actualizar nuestro equipo.

Actualizar Windows y las aplicaciones previene un tercio de las vulnerabilidades

Es cierto que podemos utilizar muchos programas y herramientas que nos protegen del malware. Es algo muy recomendable de tener en todos los dispositivos sin importar el sistema operativo. Sin embargo por sí mismo un antivirus no puede protegernos de todo. De nada sirve si tenemos nuestro equipo desactualizado o no tomamos las medidas de seguridad que requiere un buen uso.

En este sentido, simplemente con tener todos los parches instalados y nuestro sistema actualizado podríamos prevenir una de cada tres vulnerabilidades. Como sabemos, los ciberdelincuentes pueden aprovecharse de fallos de seguridad que existen en los sistemas y desplegar así las amenazas.

Son los propios fabricantes y desarrolladores quienes lanzan parches y actualizaciones periódicas. El objetivo no es otro que evitar que los usuarios se vean afectados por las vulnerabilidades existentes.

El problema es que son muchos los usuarios que no actualizan correctamente sus sistemas. Bien por dejadez, por olvido o simplemente porque desconocen que deben hacerlo. Una vulnerabilidad puede pasar semanas o meses sin ser parcheada correctamente en un equipo. Esto no provoca otra cosa que un riesgo de seguridad evidente. Tener vulnerabilidades en un equipo significa que podrían atacarnos de diferentes formas basándose en esos problemas de seguridad.

Hay que mencionar que esto no es algo que afecte solo a los usuarios finales, sino que es también común en las organizaciones.

Parches para mejorar la seguridad

No importa el sistema operativo o el tipo de dispositivos

Hemos visto casos concretos como el de WannaCry y más de un millón de equipos vulnerables. El motivo no es otro que la falta de actualización después de dos años desde que se descubrió el problema.

En definitiva, un tercio de las vulnerabilidades pueden resolverse simplemente con tener actualizado nuestro sistema y todos los parches instalados. Como hemos dicho, esto hay que aplicarlo sin importar el sistema operativo que utilicemos. Es cierto que algunos como Windows o Android pueden tener más amenazas por el hecho de que son los más utilizados. A fin de cuentas los ciberdelincuentes ponen sus miras en aquello que alberga más usuarios y por tanto más probabilidad de éxito. Sin embargo las vulnerabilidades afectan a todo tipo de sistemas operativos y dispositivos.

Recomendamos por tanto tomarnos en serio las actualizaciones y parches que salgan no solo para los sistemas operativos, sino también para las propias aplicaciones. Hace unas semanas vimos las consecuencias de no actualizar WinRar.

Según este estudio, casi una de cada cinco vulnerabilidades (un 19%) tarda un mes en ser parcheada. Pero sorprende ver que sobre un 1% de todos los problemas conocidos de seguridad tardan en parchearse más de un año o incluso nunca.

Fuente > ZDNET