Firewall de hardware vs software: diferencias y cuál debo usar para cada situación

Escrito por Javier Jiménez

Mantener nuestros equipos seguros es algo primordial. Son muchos los programas y herramientas que podemos utilizar para ello. Cada vez que nos conectamos a la red nuestros sistemas pueden ser atacados por múltiples amenazas. Entre las herramientas que podemos utilizar para proteger los equipos conectados a la red están los cortafuegos. Podemos utilizar firewall de hardware y de software. En este artículo vamos a explicar las diferencias y cuándo deberíamos utilizar uno u otro. Ya vimos qué es un cortafuegos en la nube.

Diferencias entre un firewall de software y de hardware

Como sabemos, un firewall es un sistema que permite proteger nuestra conexión. Es como una barrera entre nuestro dispositivo y la red. Su función es analizar las conexiones y bloquear aquellas que puedan suponer un riesgo de seguridad.

Cuando hablamos de un firewall de hardware nos referimos a un dispositivo físico. Es una opción mucho más cara, lógicamente. Su finalidad es, como hemos mencionado, bloquear aquellas conexiones que puedan ser peligrosas. Una manera más de proteger nuestra privacidad y seguridad.

En cambio un firewall de software es un programa informático. Es mucho más barato o incluso gratuito. Existen múltiples opciones que podemos instalar en todo tipo de sistemas operativos y dispositivos.

Si nos preguntamos cuál es más sencillo de utilizar para un usuario medio, lógicamente son los cortafuegos de software. Simplemente necesitan instalarlo en su equipo y apenas requiere configuración. En cambio un firewall de hardware requiere de instalación física y una mayor configuración. Es para usuarios que tengan unos mínimos conocimientos.

Respecto a la seguridad, en ambos casos la finalidad es la misma. Sin embargo hay que decir que el firewall de software va a recibir más actualizaciones y por tanto puede hacer frente a amenazas más actuales.

Un cortafuegos de hardware se sitúa entre el equipo e Internet. En cambio un cortafuegos de software se sitúa entre el equipo y la red a la que nos conectamos. Esto hace que si otros equipos acaban infectados dentro de una red, el software podría proteger al dispositivo.

También hay que mencionar que existen diferencias en cuanto a la usabilidad. Es decir, un firewall de software se instala en el dispositivo. Esto quiere decir que si cogemos nuestro portátil o móvil y lo llevamos a otro lugar, la protección va a seguir ahí. En cambio un firewall de hardware lo normal es que esté conectado en el router.

Diferencias de los cortafuegos

Cuándo utilizar un firewall de software o de hardware

Un firewall de hardware conviene utilizarlo cuando queremos proteger toda nuestra red a través de un único dispositivo. De esta forma todos los equipos que conectemos estarán protegidos de posibles amenazas. Es lo más indicado para grandes empresas, por ejemplo. En un único lugar podrían controlar todas las conexiones que entran.

También hay que tener en cuenta que nuestros dispositivos únicamente estarían seguros mientras estemos en esa red donde hemos instalado el firewall de hardware. Cuando salgamos de esa red ya no.

En cambio un firewall de software es lo más recomendable para usuarios domésticos. En este caso sería interesante cuando queremos proteger únicamente un dispositivo en concreto.

Además hay que tener en cuenta que si vamos a utilizar un equipo en otros lugares es lo más aconsejable. De esta forma tendremos un cortafuegos siempre instalado en el sistema y nos protegerá sin importar dónde nos encontremos.