Ataques informáticos, estafas y demás peligros que pueden llegarnos por Facebook y Twitter

Las redes sociales están muy presentes en nuestro día a día. Tanto los usuarios particulares, que las utilizan para estar en contacto con amigos o familiares, como las empresas que las utilizan para promocionarse, utilizan mucho este tipo de plataformas. Sin duda abren un abanico de posibilidades muy interesantes, con múltiples opciones. El problema es que también pueden representar un riesgo para la seguridad, si no tomamos las precauciones necesarias. Por ello en este artículo vamos a explicar qué ataques informáticos, estafas y otros problemas pueden llegar a través de Facebook o Twitter.

Ataques y problemas de seguridad a través de Facebook o Twitter

Son muchas las redes sociales que tenemos a nuestra disposición. Sin embargo si tenemos que nombrar dos de las más populares podríamos decir Facebook y Twitter. Esto lo saben los ciberdelincuentes y es por ello por lo que crean amenazas de seguridad para desplegarlas a través de estas plataformas.

Vamos a explicar qué peligros pueden llegar a través de estas redes sociales y qué podemos hacer para protegernos y evitar así poner en riesgo nuestros datos e información personal.

Ataques Phishing

Los ataques Phishing pueden llegar a través de diferentes medios. Es cierto que es el correo electrónico su principal fuente, pero también hay que destacar las redes sociales. Aun así, uno de los principales problemas de seguridad llega cuando vemos un link para iniciar sesión en sitios de terceros, a través del e-mail o incluso de un mensaje en redes sociales. Hay que tener cuidado con esto y observar bien el enlace al que vamos a acceder.

Nuestro consejo es siempre iniciar sesión en Facebook o Twitter desde su web o aplicación oficial. Nunca desde sitios de terceros. De la misma forma, tampoco hay que iniciar sesión en otros medios a través de links que recibimos por redes sociales.

Mensajes fraudulentos

Seguro que en alguna ocasión hemos recibido mensajes sin mucho sentido por Facebook. A veces se reconocen inmediatamente como fraudulentos. Sin embargo en otras ocasiones pueden pillar desprevenidos a los usuarios. Especialmente ocurre esto cuando ese mensaje lo manda un contacto como un familiar.

El hecho de que recibamos un mensaje desde un contacto en el que confiamos no significa que sea legítimo. Puede ocurrir simplemente que esa persona haya sido víctima de un ataque similar y está enviando mensajes desde su cuenta sin conocimiento.

Suelen utilizar cebos para ver un supuesto vídeo o foto. Normalmente lleva un link acortado y que por sí mismo delata que no es seguro. Aquí entra especialmente en juego el sentido común.

Consejos de seguridad en redes sociales

Programas o complementos falsos

Cada red social, como es el caso de Facebook o Twitter, cuenta con su programa oficial. De esta manera podemos acceder a través de los dispositivos móviles. Sin embargo un peligro latente son los programas no oficiales o complementos falsos.

A veces podemos llegar a un link para descargar un complemento con supuestas mejoras para Facebook o Twitter. Lo descargamos y en realidad estamos bajando un malware. Hay que tener cuidado con esto y siempre descargar únicamente desde tiendas y páginas oficiales. Además conviene tener las aplicaciones actualizadas a la última versión y contar con programas de seguridad.

Cuidado con las cadenas

Es algo que principalmente afecta al e-mail pero que también podemos recibirlas por redes sociales. Suelen ser mensajes en páginas que seguimos, tuits de perfiles dudosos, etc. A veces el único objetivo que tienen es obtener nuestros datos. Recopilar perfiles para posteriormente poder enviar publicidad orientada, por ejemplo.

Perfiles falsos

Con esto hay que tener también cuidado. Especialmente en Facebook existen perfiles falsos que tienen como único objetivo recopilar todo tipo de información de la víctima. De esta forma pueden generar un perfil digital y enviar publicidad, vender nuestra información a terceros, etc. Conviene tener cuidado con qué usuarios agregamos a nuestros perfiles de redes sociales.