Cómo mandar archivos cifrados por Internet para que solo la otra persona pueda verlos

Escrito por Javier Jiménez

Compartir archivos en la red es algo muy habitual hoy en día. No necesitamos utilizar memorias USB o discos para enviar a un amigo o familiar las fotos de un viaje, por ejemplo. Simplemente a través de la red podemos hacerlo de una manera sencilla y rápida. Hay muchas opciones para ello, como sabemos. Sin embargo en este aspecto la seguridad y privacidad es muy importante. Por ello hay que enviar archivos correctamente para evitar que sean interceptados por otros usuarios. En este artículo vamos a explicar cómo enviar archivos cifrados y que solo el destinatario pueda ver.

Cómo enviar archivos cifrados con contraseña por Internet

Hay que tener en cuenta varias cosas. Lo primero y principal es el tamaño del archivo o archivos que queremos enviar a otra persona. Esto determinará si podemos hacer uso simplemente de una herramienta como el correo electrónico, utilizar plataformas de almacenamiento en la nube comunes o tener que buscar alternativas que ofrezcan más capacidad.

También el tipo de archivo que vayamos a enviar. No es lo mismo una carpeta con fotos que simplemente archivos de texto o Excel.

Pongamos como ejemplo que vamos a mandar a un amigo o familiar las fotos y vídeos de un viaje reciente. Tenemos, por tanto, una gran cantidad de archivos. Queremos enviarlo a través de Internet pero de forma segura y que vaya cifrado con contraseña para que otros posibles intrusos no puedan ver el contenido. En este caso lo que podemos hacer es crear un archivo ZIP y meter aquí la carpeta que almacena todo el contenido. Posteriormente lo cifraremos.

Existen diferentes aplicaciones que podemos utilizar para ello. En nuestro caso hemos usado 7-Zip, que es gratuita y además de código abierto. Para cifrar con contraseña ese archivo lo que tenemos que hacer es crearlo. Entramos en la aplicación, vamos hasta la carpeta donde se encuentre, la seleccionamos y le damos a Añadir. Posteriormente se nos abrirá una ventana como vemos en la foto.

Cifrar archivos con contraseña

Aquí, como vemos, aparece la opción de cifrar con contraseña. Utiliza el algoritmo AES-256 para ello. Podemos también cifrar los nombres de los ficheros. Le damos a aceptar. Este proceso apenas tarda unos segundos y la carpeta ya estará cifrada con una clave que solo sabremos nosotros y las personas que queramos que accedan a esos archivos. Al intentar abrir o descomprimir el archivo nos pedirá la clave.

Ahora bien, una vez hemos cifrado un archivo que queremos compartir, ¿cómo lo mandamos? Como mencionamos al inicio de este artículo, existen diferentes formas. Si, como en el ejemplo que hemos puesto, vamos a mandar una serie de fotos y vídeos que por ejemplo ocupen 2 GB, vamos a necesitar una plataforma que al menos soporte esa cantidad.

Enviar un archivo cifrado

En este sentido tenemos varias disponibles, como sabemos. Vamos a probar por ejemplo Google Drive. Es una de las plataformas de almacenamiento en la nube más populares. Simplemente tenemos que iniciar sesión en esta plataforma, subimos el archivo y posteriormente podemos obtener un link que mandaremos a la otra persona o incluso darle a compartir con y aquí introducir su correo.

Enviar archivos desde Drive

La otra persona cuando reciba el enlace podrá descargarse ese archivo y abrirlo con la clave que hemos creado previamente.

En definitiva, de esta forma podemos enviar archivos fácilmente a través de Internet y que vayan cifrados con una contraseña. Así, en caso de que alguien pudiera acceder a nuestra cuenta o interceptarlo de alguna forma, necesitaría introducir esa clave. Lógicamente la contraseña tiene que ser lo suficientemente fuerte y compleja. Recomendamos echar un vistazo a un artículo anterior donde explicamos cómo crear una contraseña fuerte.