Qué es el sistema SSO para iniciar sesión: ventajas, inconvenientes y cómo podemos usarlo

Cuando navegamos por la red, iniciamos nuestras cuentas o aplicaciones, tenemos que iniciar sesión. Es el proceso por el cual nos autentificamos y la plataforma comprueba que realmente somos nosotros. Hay varias maneras de hacerlo, pero básicamente lo normal es que introduzcamos nuestro usuario y contraseña. En este artículo vamos a hablar del sistema SSO para iniciar sesión. Vamos a explicar qué es, sus ventajas e inconvenientes y cómo podemos utilizarlo.

Qué es el sistema SSO

Al hablar del sistema SSO (que viene del inglés Single Sign-On) nos referimos al método que podemos utilizar para iniciar sesión en varios sitios, pero haciendo uso de un único inicio de sesión.

Es una realidad que en ocasiones puede ser un inconveniente tener que iniciar sesión en múltiples sitios. Tenemos que recordar muchas contraseñas, nombres de usuarios y perder tiempo en este proceso. Todo puede simplificarse si a través de un único método podemos iniciar sesión en todas las aplicaciones y servicios a la vez. Eso es lo que se consigue con el sistema SSO.

En definitiva, simplemente con autenticarnos una vez podremos entrar en todos aquellos servicios que tengamos vinculados. No hará faltar ir uno a uno poniendo el nombre y la contraseña.

Esto está presente en muchos sitios ya. Seguro que muchos se han dado cuenta al poner su usuario en algún servicio de Google. Por ejemplo si entramos en Gmail ya automáticamente en ese navegador podremos entrar en Google Maps o Google Drive sin tener que poner la contraseña. Todo va vinculado.

Sistema SSO para iniciar sesión

Puntos positivos y negativos del sistema SSO

Si empezamos con los puntos positivos, sin duda el principal es la comodidad. No tendremos que iniciar sesión en todas las cuentas que queramos entrar. Simplemente con entrar en la principal ya hacemos login en las demás.

El proceso es sencillo. No necesitamos configurar nada que sea difícil de cara al usuario. Todo es bastante intuitivo y fácil de llevar a cabo.

No necesitamos memorizar tantas contraseñas. Simplemente tenemos que recordar una y ya tendremos acceso a todo. Es complicado tener que recordar muchas contraseñas, especialmente si las creamos con cierta dificultad.

Sin embargo también tiene sus puntos negativos o menos ventajosos. Entre ellos podemos indicar que si falla el acceso a través del sistema SSO, se pierde el acceso a todas las demás cuentas.

También hay que mencionar que el hecho de tener todo unido a una única contraseña aumentaría el riesgo de posibles vulnerabilidades. Si un servicio queda expuesto también lo estarían los demás.

Además podría ser más fácil suplantar la identidad. Otro problema que sin duda es necesario tener en cuenta.

Para utilizar este sistema necesitamos hacer uso de protocolos como SAML o Auth0. Lo que hacen estos sistemas es permitir iniciar sesión en terceros sitios, una vez hemos iniciado previamente en otro.

¿Qué opinas de este sistema? ¿Lo utilizarías para iniciar sesión en tus cuentas o prefieres tener claves independientes e iniciar sesión en los diferentes servicios uno a uno?

Os dejamos un artículo con los mejores gestores de contraseñas gratis.