SSL, TLS y HTTPS: qué es cada protocolo y cuáles son sus diferencias

Cuando navegamos por Internet algo esencial y que valoran mucho los usuarios es la seguridad. Sin embargo, no todas las páginas lo son. Podemos toparnos con webs que no utilizan protocolos de seguridad actuales y que podrían filtrar información personal o datos que introducimos en esos sitios. Al hablar de seguridad en la web, pueden aparecer tres nombres: SSL, TLS y HTTPS. A veces pueden confundirse. En este artículo vamos a explicar qué es cada protocolo.

Protocolos SSL, TLS y HTTPS: qué son cada uno

Protocolo SSL

Si empezamos por orden, cuando nos referimos a SSL hablamos de Secure Sockets Layer (en español significa capa de sockets seguros). Su función es mantener segura una conexión de Internet. Por ejemplo, si vamos a enviar información o datos de un equipo conectado a la red a otro, esa transmisión va segura. Así evitamos que nuestras comunicaciones sean inspeccionadas en caso de que alguien intercepte dicha comunicación, de esta forma, pondremos a salvo la privacidad y seguridad de nuestras comunicaciones.

Gracias al protocolo SSL se logra que la información viaje de un origen a un destino sin que nadie pueda espiar la conexión, ni tampoco alterarla. Si vamos a introducir datos bancarios, enviar contraseñas e información confidencial, es vital que vaya a través de una conexión segura. Actúa como una prueba de identidad contra la otra parte de la comunicación.

Hay que mencionar que SSL es un protocolo antiguo y que lleva ya muchos años con nosotros. Concretamente comenzó a estar presente a principios de la década de 1990. Hoy en día está anticuado. La última versión es SSL 3.0, también conocida como SSLv3. Fue lanzada en 1996 para sustituir a la versión anterior, SSL 2.0, pero fue calificada como obsoleta en 2015 por el IETF. Esto hace que los navegadores no lo vean como un protocolo seguro, ya que su sustituto es TLS.

Protocolo TLS

Cuando hablamos de TLS realmente estamos ante un protocolo que vino para actualizar el SSL, que quedó obsoleto. Es más seguro, con novedades importantes que hacen que nuestras conexiones sean más fiables. Viene del inglés Transport Layer Security (seguridad de la capa de transporte). El protocolo TLS ha recibido diferentes actualizaciones. Hoy en día la última versión es TLS 1.3. Sus usos son muy variados, más allá de usarlo en las comunicaciones con páginas webs HTTPS. También lo podemos utilizar en servidores VPN de tipo SSL/TLS, como por ejemplo el conocido OpenVPN.

El objetivo de TLS es ofrecer una mayor seguridad y privacidad a las conexiones. Evitar que los datos puedan ser interceptados y también ofrecer mayor velocidad y rendimiento que el SSL. Los navegadores actuales lo consideran un protocolo seguro (desde TLS 1.2 en adelante).

Seguridad en Internet

Si hablamos de diferencias entre SSL y TLS podríamos decir que radican principalmente en que SSL se ubica en la capa de sesión del modelo OSI, sin embargo, TLS se encuentra en la capa de transporte. Otra diferencia entre ambos son que con SSL usábamos certificados y algoritmos de cifrado simétrico y asimétrico poco seguros, por este motivo, actualmente todas las conexiones (o la mayoría de ellas) utilizan TLS 1.2 o TLS 1.3.

Protocolo HTTPS

Por otra parte tenemos HTTPS. Sin duda es el protocolo que más reconocerán los usuarios. Es lo que podemos ver cada vez que ponemos una página web. Como sabemos, un sitio web, un dominio, puede estar precedido por HTTP o HTTPS. Esta última opción es la que nos interesa, este protocolo pertenece a la capa de aplicación del modelo OSI.

HTTPS viene de las palabras en inglés Hyper Text Transfer Protocol Secure (protocolo seguro de transferencia de hipertexto). Si un sitio web está protegido hace uso de un certificado SSL/TLS y utiliza algoritmos de cifrado simétrico, asimétrico y de intercambio de claves, hace uso del protocolo HTTPS.

Podemos decir que el protocolo HTTPS necesita de un certificado SSL/TLS. En el navegador podremos ver si una web es segura en este sentido. Es muy importante utilizar protocolos SSL/TLS cuando haya intercambio de información personal o sensible. Por ejemplo para introducir contraseñas, acceder a páginas donde pongamos información delicada y que pueda ser robada.

En definitiva, estos tres protocolos (el SSL ya no, porque está obsoleto) están diseñados para mejorar la seguridad de los navegantes. Son importantes en los sitios webs modernos y que pretenden adaptarse a las exigencias actuales, ya que en temas de SEO, por ejemplo, prima mucho que una web cuente con estos protocolos.