Diferencias entre enviar un correo en texto plano vs HTML: puntos positivos y cuándo usar cada opción

Escrito por Javier Jiménez

El uso del correo electrónico está muy extendido en nuestro día a día. Es la manera en la que muchos usuarios particulares y empresas se comunican. Son muchas las plataformas que tenemos a nuestra disposición, aunque no todas ellas ofrecen lo mismo. Podemos encontrarnos con algunos servicios de mayor capacidad, otros más orientados en la privacidad, más herramientas disponibles… En este artículo vamos a hablar de las diferencias entre enviar un correo en texto plano y HTML. Vamos a ver sus puntos positivos y cuándo utilizar cada opción.

Diferencias entre enviar un correo en texto plano y HTML

Hoy en día lo normal es que todas las plataformas de correo electrónico permitan mandar correos en HTML. Sin embargo también tenemos la opción de enviarlos en texto plano. Puede ser interesante utilizar una opción y otra según las necesidades de cada usuario. Generalmente de forma predeterminada el proveedor de e-mail tendrá activado el envío en HTML.

Si nos centramos en sus diferencias, un correo electrónico enviado en HTML puede contener mucho más que texto. Es posible adjuntar imágenes, poner colores al texto, enlaces con su hipervínculo, etc. Un correo mandado en texto plano simplemente es eso, texto sin ningún tipo de formato.

Cuando enviamos un correo electrónico en el que solo mandamos texto puede parecer que no estamos escribiendo un mensaje HTML. Sin embargo sí lo es, ya que lleva un formato y es posible configurarlo. Es así como está configurado de forma predeterminada en la mayoría de proveedores hoy en día.

Al enviar un mensaje en HTML, la persona que lo reciba no lo leerá justo como lo hemos escrito nosotros. Es decir, si hemos puesto letras azules, un tamaño determinado… Puede que esto lo vea diferente. Al final dependerá de cómo lo interpreta su proveedor. Si estamos utilizando el mismo servicio sí se vería igual.

Pueden ocurrir dos cosas: que nuestro proveedor no agregue correctamente el código HTML del mensaje que estamos mandando o también que el receptor no tenga configurado su proveedor para leer este tipo de mensajes. En ambos casos podría generarse problemas y que nuestro e-mail no aparezca tal cual lo hemos enviado.

Por ejemplo en Gmail, uno de los servicios de correo electrónico más populares, podemos fácilmente elegir entre mandar un correo en HTML o en texto plano.

Enviar correo en texto plano

Puntos positivos y negativos de enviar un correo HTML o en texto plano

Entre los puntos positivos de enviar un correo en HTML podemos mencionar el hecho de tener una mejor visibilidad. Es decir, podemos modificar el texto, darle un formato que se adapte mejor al mensaje, agregar imágenes, modificar colores… Esto hace que, en definitiva, sea más fácil de leer por el destinatario.

Lo negativo es que no todos los usuarios pueden leer ese e-mail en HTML. Puede que no tengan activada esta opción o su proveedor no la ofrezca. Incluso podría dar lugar a que el destinatario sospeche que pueda contener virus.

Mandar un e-mail en HTML puede llevar aparejado problemas de seguridad. Los ciberdelincuentes pueden ocultar código malicioso aquí. Esto hace que muchos clientes decidan desactivar la carga de e-mails en HTML.

Cuándo mandarlo en HTML y en texto plano

Mandar un e-mail en HTML es útil si queremos personalizar el mensaje según el tipo de destinatario o correo que estemos mandando. Tenemos aquí un gran abanico de posibilidades a nuestra disposición.

También es interesante si queremos agregar cosas adicionales. Por ejemplo botones, enlaces, imágenes, GIF…

Por otra parte, es útil enviar un correo en texto plano si queremos asegurarnos que el destinatario va a leerlo. Evitamos que pueda llegar a la bandeja de Spam o que el proveedor lo bloquee de alguna manera.

Además es recomendable cuando queremos enviar algo lo más simple posible y nos da igual cómo se vea. Simplemente queremos mandar una nota informativa, por ejemplo.

Es la mejor opción cuando vayamos a mandar un correo electrónico a una persona que va a leerlo desde un dispositivo que quizás no está capacitado para verlo en HTML. Por ejemplo un reloj o dispositivo similar. Podría no interpretarlo correctamente.