Estas son las extensiones de archivos más peligrosas que debes evitar descargar

Escrito por Javier Jiménez

Son muchas las formas en las que podemos infectarnos a la hora de navegar por Internet, descargar archivos o abrir documentos. Hay muchos tipos de archivos que podrían infectar nuestros dispositivos, sin embargo no todas las extensiones son igual de peligrosas. En este artículo vamos a explicar qué extensiones son más peligrosas y por tanto debemos tener cuidado. Por ejemplo hay que estar alerta si recibimos ese tipo de archivo a través de un correo electrónico.

Qué tipos de extensiones son las más peligrosas

El tipo de archivos, el tipo de extensión que sea, puede determinar la peligrosidad de un documento que recibamos por Internet. Por ello conviene reconocer cuáles son los más peligrosos y que podrían comprometer el buen funcionamiento de nuestro sistema.

Sin duda son los archivos peligrosos más clásicos. Los EXE permiten ejecutarse e instalarse en el sistema. Hay que tener mucho cuidado cuando descarguemos este tipo de archivos y queramos instalarlo.

Generalmente son programas. Por ello cuando vayamos a descargarlos tenemos que asegurarnos de que estamos ante un sitio oficial y legítimo. Hay que evitar páginas o plataformas de terceros para descargar aplicaciones ya que podría dañar nuestro equipo.

Los JPG son otros de los archivos clásicos que pueden ser una amenaza para la seguridad. Como sabemos son archivos de imágenes, pero podría camuflar carga maligna. Podría comprometer nuestro dispositivo.

Vimos el caso de SyncCrypt, un malware que se oculta en archivos JPG. Un ejemplo de lo que podría ocurrir si descargamos un archivo malicioso con esta extensión.

Las extensiones procedentes de archivos de Microsoft Word también pueden representar un peligro. Hablamos de por ejemplo los archivos Excel que son XLXS y los archivos Word, los DOC. Aquí también podrían introducir macros ocultas que ejecuten ataques dirigidos a la víctima.

Los PDF también pueden ser una amenaza. Hoy en día es una extensión muy utilizada y muchos usuarios la utilizan para leer archivos de texto. Sin embargo también las utilizan los ciberdelincuentes como cebos para que la víctima ejecute el malware.

Otras extensiones que podían representar una amenaza son los archivos BIN, CLASS, TXT o AU3.

Extensiones de archivos peligrosas

Qué hacer si recibimos un archivo con estas extensiones por correo

Hemos visto cuáles son algunas de las extensiones de archivos más peligrosas. Ahora bien, ¿qué hacemos si recibimos un archivo de este tipo? Puede que lo recibamos por correo electrónico (aunque la mayoría de proveedores bloquean algunos tipos como los EXE), así como por redes sociales o plataformas de mensajería.

Hay que tener cuidado en estos casos y comprobar muy bien cuál es la fuente. Asegurarnos de quién nos lo manda y si realmente lo está haciendo una persona de nuestra confianza y no han sufrido previamente un ataque.

En cualquier caso, una vez nos aseguremos de que la persona que nos ha mandado ese e-mail o mensaje es de fiar, conviene siempre analizar el archivo con un antivirus. Por ello es vital contar con programas y herramientas de seguridad. De esta manera evitaremos la entrada de malware que comprometan el sistema.

También es de egran importancia tener los sistemas actualizados. A veces este tipo de archivos podría utilizar vulnerabilidades existentes para desplegar sus ataques.