5 hábitos que deberías cambiar en la red para mejorar tu ciberseguridad

La seguridad y privacidad hay que mantenerlas cada vez que navegamos por la red. El problema es que no siempre ocurre. A veces simplemente es debido a errores comunes que cometen los usuarios. Fallos evitables y que pueden comprometer nuestra información en la red. En este artículo vamos a hablar de ello. Vamos a nombrar 5 hábitos que conviene cambiar para preservar la privacidad y seguridad cuando naveguemos por Internet.

Hábitos que hay que cuidar en la red

1. No todas las redes son fiables

Algo común especialmente entre los usuarios de dispositivos móviles es conectarse a cualquier red. Cada vez utilizamos más este tipo de dispositivos para navegar por Internet y no siempre tenemos datos móviles o cobertura. Además, que el hecho de conectarnos a una red Wi-Fi nos permite ahorrar en nuestra tarifa.

El problema es que no todas las redes son fiables. Podemos toparnos con redes inalámbricas que estén configuradas de forma maliciosa y nuestros datos pueden estar en peligro. Es importante que tengamos esto en cuenta y tener cuidado a la hora de elegir a qué red nos conectamos.

Como consejo hay que evitar acceder a páginas donde tengamos que introducir contraseñas o enviar formularios. En todo caso siempre es aconsejable utilizar un servicio VPN y de esta forma cifrar la conexión.

2. Dar más información de la necesaria en redes sociales

También es un mal hábito dar más información de la necesaria en redes sociales. Esto puede comprometer nuestra privacidad y seguridad en la red. Por ejemplo, cuando hacemos públicos datos como nuestro correo, móvil, etc. Esto podría dar lugar al envío de Spam, entre otras cosas.

Esto lo podemos aplicar también a cualquier foro de Internet o página en la que comentemos. Hay que evitar siempre dar datos personales de forma pública y mostrar más información de la que realmente es necesaria.

3. Cuidar las contraseñas

Sin duda un factor muy importante. Es otro mal hábito que muchos usuarios tienen en la red. No hablamos de filtrar las claves, sino de hacer un mal uso de ellas. Nos referimos por ejemplo a contar con una contraseña que no sea lo suficientemente fuerte o a usar una misma en varios lugares.

Es importante que la clave sea totalmente aleatoria. A ser posible tiene que contar con letras (mayúsculas y minúsculas), números y otros símbolos especiales. Tiene que ser única y no estar usándola en otro sitio.

Mejorar la seguridad en Internet

4. Ignorar las actualizaciones de todo

Las actualizaciones son mucho más importantes de lo que pueda parecer. No hablamos solo de obtener mejoras en cuanto a rendimiento, sino en preservar la seguridad. Navegar por la red con dispositivos o programas desactualizados puede ser un problema de seguridad muy importante.

A veces surgen vulnerabilidades que pueden ser aprovechadas por los ciberdelincuentes. Son los propios fabricantes los que lanzan parches y actualizaciones para corregir el problema. Por ello siempre debemos mantener los equipos actualizados y correctamente parcheados.

5. Descargar cualquier archivo y desde cualquier fuente

Por último, otro mal hábito en la red y que deberíamos de corregir es el hecho de descargar cualquier archivo y desde cualquier fuente. Con esto nos referimos a bajar un programa, por ejemplo. Algún archivo de música, vídeo etc. También podemos aplicarlo a la hora de navegar por páginas webs. Hay que fijarse muy bien siempre en si esa página es fiable o no, ya que nuestros datos podrían quedar comprometidos.