¿Recibes correos de Spam desde tu propio email? Así puedes evitarlo

Uno de los mayores problemas que hay en los servicios de correo electrónico es el Spam. Los e-mails basura no solo suponen un incordio para los usuarios, sino que además pueden ser una amenaza de seguridad. Puede ocurrir que incluso recibamos correos Spam desde nuestra propia dirección de correo electrónico. Esto puede ocurrir y derivar en un problema importante de seguridad si cometemos ciertos errores. En este artículo vamos a explicar cómo evitar que ocurra esto.

El problema de recibir un e-mail Spam desde nuestra dirección

Los correos Spam normalmente proceden de una dirección de correo aleatoria o que se hacen pasar por una cuenta oficial. Esto último especialmente ocurre con los ataques Phishing. El problema es que incluso podríamos recibir un correo basura con nuestra propia dirección.

Los piratas informáticos podrían falsificar nuestra dirección para intentar tener éxito en sus ataques. Existen sistemas de correos que no cuentan con una verificación. Es decir, alguien podría poner cualquier dirección en el remite y llegaría como si lo hubiera mandado esa persona.

¿Qué ocurre con esto? Un ciberdelincuente podría tener mayor éxito a la hora de intentar estafar a un usuario. Podría decirle que tiene acceso a su cuenta y el control de la misma. Podría pedir algo a cambio.

También el hecho de “enviarnos” un correo a nosotros mismos puede pasar el filtro de seguridad fácilmente. Podría permitir así la entrada de correos basura o incluso e-mails con contenido fraudulento.

Hay que mencionar que hoy en día los principales proveedores de correo electrónico cuentan con verificación de la dirección de envío. Sin embargo otros servicios no lo ofrecen o incluso alguien podría crear su propio servidor y generar una dirección similar a la nuestra.

Evitar Spam en el correo electrónico

Qué hacer para evitar este tipo de correos y protegernos

Por suerte hay ciertas medidas que podemos tomar para intentar protegernos de este tipo de correos basura y evitar que nos llegue. Al menos podremos disminuir el riesgo.

Lo primero que hay que evitar es publicar nuestra cuenta en Internet. Con esto nos referimos a poner nuestra dirección en foros abiertos o páginas. Nunca hay que permitir que cualquiera pueda acceder a esa dirección, ya que hay bots en la red deseando de captar usuarios.

También hay que tener cuidado con los sitios donde nos registramos e introducimos nuestra dirección. El objetivo es, nuevamente, que nadie pueda acceder a esa dirección, al nombre. En ocasiones podemos registrarnos en redes Wi-Fi públicas y nos pedirán una dirección de correo. Hay que intentar no poner la nuestra.

Otra cosa que jamás debemos hacer es responder a un correo Spam. No importa si hemos recibido un e-mail desde nuestra propia cuenta o un asimilar. Nunca hay que contestar ya que estaríamos confirmando que detrás de esa cuenta hay un usuario activo.

Por supuesto no debemos tampoco acceder a links o descargar archivos que recibamos por e-mail. Esto podría desencadenar en problemas de seguridad para nuestros dispositivos. Es vital siempre acceder a los sitios desde su página oficial y nunca desde links de terceros.

Por último, un consejo interesante para evitar comprometer nuestra dirección es crear correos electrónicos desechables.