¿Mis extensiones están robando datos? Así puedes tenerlas controladas en Google Chrome y Firefox

Las extensiones para los navegadores son herramientas muy interesantes para nuestro día a día. Ofrecen un gran abanico de posibilidades y están presentes en los principales navegadores como Google Chrome o Mozilla Firefox. Sin embargo no todo es positivo. También pueden representar una amenaza importante para nuestra seguridad y privacidad en la red. Vamos a hablar de ello. Vamos a explicar cómo podemos tener controladas las extensiones y agregarlas siempre de forma segura.

Nuestros compañeros de ADSLZone informan de que 8 extensiones de Chrome han estado robando datos. Pero el problema es que no son las únicas. Podemos toparnos con muchos casos que afectan tanto al navegador de Google como al de Mozilla.

No todas las extensiones son legítimas. A veces podemos encontrarnos con una que está configurada para obtener datos de los usuarios. Incluso en otros casos puede que una extensión que hoy actúa correctamente sea actualizada de forma maliciosa para robar datos. Por ello conviene siempre ver los permisos que les hemos concedido y cómo actúan.

Cómo controlar las extensiones de Google Chrome

Google Chrome es sin duda el navegador más utilizado hoy en día por los usuarios. Esto también significa que es aquí donde más ponen sus miras los piratas informáticos y donde más probabilidad tendremos de encontrarnos con extensiones fraudulentas.

Lo primero que podemos hacer es consultar toda la información referente a las extensiones que tenemos instaladas. Para ello hay que entrar en el navegador, vamos al menú de tres puntos, arriba a la derecha, y accedemos a Más herramientas y Extensiones. Aquí nos aparecerán todas las que tenemos instaladas en el navegador.

La idea aquí es pinchar en Detalles, un botón que aparece con cada extensión. Es aquí donde encontraremos toda la información referente a ese complemento. Veremos la descripción de esa extensión y así controlar si realmente es lo que esperábamos, los permisos a los que tiene acceso, así como su origen.

Cómo ver los permisos de las extensiones en Google Chrome

Esto lo podemos hacer con todas las extensiones que tengamos en Chrome y de esta forma controlar que todo está correcto. Es interesante consultar esta información frecuentemente para detectar posibles cambios.

Cómo controlar las extensiones de Mozilla Firefox

Algo similar podemos hacer con Mozilla Firefox. En esta ocasión tenemos que hacer clic nuevamente en el menú de arriba a la derecha, vamos a Complementos y posteriormente a Extensiones. Allí nos aparecerá la lista con todas las que hemos agregado.

Cómo controlar las extensiones en Firefox

Al lado de cada extensión veremos tres puntos. Si pinchamos en ellos nos desplegará un menú y hay que entrar en Opciones. Es aquí donde encontraremos todo lo referente a la configuración de ese complemento, los datos, si tiene permisos, etc. Aprender más sobre su funcionalidad.

Una vez más, en cuanto veamos algo extraño o que no nos convenza, lo mejor es desinstalar esa extensión.

Cómo instalar extensiones de forma segura y ver que todo va bien

Por otra parte, no basta solo con controlar las extensiones que ya tenemos, sino también las futuras. En este sentido nuestro consejo es siempre agregar extensiones desde fuentes oficiales. Así evitaremos, o al menos reducimos las posibilidades, que hayan sido modificadas de forma maliciosa.

Hay que agregar software siempre de tiendas y páginas oficiales. En caso de optar por sitios de terceros podríamos comprometer nuestra privacidad y seguridad.

Además es importante que las extensiones estén siempre actualizadas. A veces pueden surgir vulnerabilidades. Problemas que son aprovechados por los ciberdelincuentes para desplegar sus amenazas. Es vital que contemos con las últimas versiones para prevenir posibles ataques.

Si en algún momento notamos que nuestro navegador funciona mal, una ralentización de Internet o problema en general con el uso, conviene echar un ojo a los complementos. En ocasiones se generan conflictos y hacen que nuestro navegador no funcione correctamente. Especialmente hay que asegurarse de que todo va bien cuando instalamos una nueva extensión. Siempre podremos probar a pausarla en un momento dado.

En definitiva, las extensiones son herramientas muy interesantes para nuestros navegadores. Sin embargo hay que tener en cuenta que también pueden representar una amenaza para nuestra privacidad y recopilar todo tipo de datos. Es vital que tengamos cuidado con ello.