Enlaces de descarga falsos: cómo aparecen, cómo detectarlos y de qué manera pueden afectar a tu seguridad

Siempre que navegamos por Internet nos podemos encontrar con múltiples amenazas que comprometan nuestra seguridad y privacidad, así como el buen funcionamiento de nuestros equipos. Son muchos los peligros que hay en la red, aunque por suerte también muchas las opciones para protegernos. En este artículo nos vamos a centrar en los enlaces de descarga falsos. Es algo que está muy presente y que podría comprometer seriamente nuestros sistemas. Vamos a explicar cómo aparecen y qué podemos hacer para detectarlos y evitar ser víctima.

Cuando navegamos por Internet podemos encontrarnos con enlaces para descargar algo que estamos buscando. Pongamos por ejemplo que queremos descargar la última versión de un navegador o cualquier otro programa. También algún archivo de texto o audio en un determinado sitio web. Hay que tener en cuenta que no todos los botones que veamos de descarga son legítimos.

Los piratas informáticos suelen enfocarse precisamente en este tipo de webs donde podemos descargar. Tiene su lógica. Es ahí donde más éxito van a tener. Por ello conviene tener en cuenta una serie de consejos para detectar esos links o botones de descarga fraudulentos.

Cómo detectar botones o enlaces de descarga falsos

En primer lugar tenemos que mencionar el aspecto general. Una página legítima donde podemos descargar un programa o un archivo, lo normal es que no utilice botones gigantescos ni nos invadan con imágenes o enlaces grandes para hacer clic y que se descargue. Utilizan esto como anzuelo para que alguien que llegue a un sitio para descargar algo en concreto, haga clic en cuanto ve un botón de descargar.

Ojo, hay que tener en cuenta que el hecho de encontrarnos con este tipo de botones o links de descarga falsos no es sinónimo de que la página sea fraudulenta. Es posible que sí, de hecho sería lo normal. Pero también podemos encontrarnos con un banner fraudulento que ha aparecido en un sitio web que no lo es.

También podemos detectar en las esquinas de estos botones algunos nombres de campañas, webs y otras señales que nos hacen pensar que se trata de eso, de un botón externo a la página y que realmente contiene un archivo que seguramente sea fraudulento o directamente nos lleve a otra web. Podemos ver también una pequeña X en la parte superior derecha.

Otra opción que tenemos para detectar botones o enlaces de descarga falsos es analizar la URL. Lo normal es que si ponemos el ratón encima de ese botón nos aparezca un enlace, aunque no lleguemos a entrar en él. ¿Nos redirige a una página de terceros fuera del sitio web donde nos encontramos? Seguramente sea falso. Más aún si el nombre de esa URL es sospechoso.

Os dejamos un artículo para comprobar si una web tiene malware.

Malware en las descargas falsas

Cómo podrían afectar a nuestra seguridad

Este tipo de botones o enlaces falsos podrían afectar seriamente nuestra seguridad. Por un lado podemos toparnos con enlaces que descargan archivos modificados de forma maliciosa. Esto podría derivar en la entrada de malware en nuestro sistema y comprometer la seguridad y privacidad.

Por otra parte también es posible que esos botones falsos, aunque  por sí solos no descarguen nada, nos redireccionen a páginas fraudulentas. Podríamos estar ante un intento de ataque Phishing donde en ese sitio al que llegamos nos pidan iniciar sesión en nuestra cuenta de correo, por ejemplo, y realmente se trate de un fraude.

Podría tratarse además de actualizaciones o mejoras falsas. Esto suele ocurrir mucho con los navegadores. Vemos un anuncio donde nos informan de que debemos actualizar el navegador. Al hacerlo desde ese sitio podemos experimentar problemas. Aparecen barras de direcciones que no hemos agregado, iconos que desconocemos, se cambia la página de inicio…

Cómo evitar este tipo de problemas

Lo más importante es siempre descargar los programas desde fuentes oficiales. Hay que evitar bajarlos de sitios de terceros o links que nos encontremos. Más aún si cumplen las premisas que mencionamos al principio del artículo. Es vital por tanto el sentido común.

También es muy recomendable contar con programas y herramientas de seguridad. Es la manera que tenemos de defendernos del malware y poder detectar amenazas que pongan en riesgo nuestro equipo.

Pero además, siempre tenemos que tener actualizados los sistemas. A veces los piratas informáticos se basan en vulnerabilidades existentes para desplegar este tipo de amenazas. Se aprovechan de fallos que no hemos corregido. De ahí que se antoje crucial tener siempre los parches instalados tanto en el sistema operativo como en las diferentes aplicaciones instaladas.