Cómo reconocer archivos peligrosos que nos han compartido por Drive o Dropbox y evitar problemas de seguridad

Compartir archivos por Internet hoy en día es algo muy común. Tenemos a nuestra disposición un gran abanico de posibilidades para ello. Muchas plataformas de almacenamiento en la nube con las que poder subir archivos a la red. Sin embargo cuando nos comparten documentos y archivos por estos medios no siempre son seguros. En ocasiones, incluso de forma involuntaria por la persona que nos lo envía, puede contener malware. En este artículo vamos a explicar cómo detectar archivos compartidos que sean peligrosos y qué podemos hacer para protegernos.

Reconocer archivos peligrosos que nos han compartido

Dentro de las plataformas más populares, sin duda Google Drive y Dropbox albergan una gran cantidad de usuarios. Permiten compartir archivos fácilmente con otros usuarios. Ahora bien, no todos esos documentos van a ser seguros. Por eso es importante saber reconocer posibles pistas que nos alerten de que algo va mal. Os dejamos los mejores servicios de alojamiento en la nube.

Una de las principales alertas y debemos tener en cuenta es cuando recibimos la invitación a un archivo compartido que no esperábamos. Puede que la persona que nos lo manda sea de confianza pero ha sido infectada por algún tipo de amenazas. Es algo parecido a cuando recibimos un mensaje sospechoso por Facebook, pese a que lo envíe un contacto de confianza.

Hay que observar muy bien el nombre del archivo y el posible mensaje que lleve para invitarnos a abrirlo o descargarlo. Podría tratarse de una amenaza oculta que busque infectar nuestro sistema o robar datos personales. Siempre es conveniente preguntar y asegurarse antes de descargar nada.

También debemos mirar el tipo de archivo que es. Ya sabemos que hay extensiones de archivos más peligrosas. Archivos Excel, por ejemplo, pueden representar una amenaza de seguridad si no tomamos precauciones.

Ahora bien, puede ocurrir que un contacto comparta con nosotros una serie de archivos y que alguno de ellos esté infectado. Es posible que la otra persona lo desconozca y al guardarlo en nuestro sistema nos ponga en riesgo a nosotros. Hay que estar alerta ante cualquier prueba de que algo va mal. Por ejemplo si bajamos un archivo determinado y al abrir la carpeta o descomprimirla hay algo que no cuadra. Puede que una carpeta de fotos, por ejemplo, contenga algún malware y aparezca un archivo ejecutable o similar.

Además, otro problema que cada vez está más presente en diferentes ámbitos de Internet son los ataques Phishing. Pueden aparecer como enlaces acortados que de alguna manera los integren en documentos compartidos a través de plataformas como Google Drive o Dropbox. Es importante que sepamos detectar este tipo de enlaces y siempre analizar links acortados antes de abrirlos.

Hay que asegurarse de que el enlace que nos están compartiendo realmente pertenece a la plataforma. Podría tratarse de un servicio que simula ser Dropbox o Google Drive, pero realmente se trata de otra plataforma donde puedan subir malware de una manera más sencilla. Siempre hay que entrar desde la cuenta oficial y asegurarnos de que estamos ante el sitio legítimo. De lo contrario podría tratarse de un intento de estafa o un riesgo para nuestra seguridad.

El peligro de los archivos compartidos

Cómo evitar infectarnos con archivos compartidos en la red

Hemos visto algunos ejemplos de aspectos que hay que tener presentes para detectar problemas en archivos compartidos. Ahora vamos a dar una serie de recomendaciones para evitar infectarnos con ellos.

Lo primero y más importante es siempre contar con programas y herramientas de seguridad. Un buen antivirus nos puede ayudar enormemente a analizar cualquier documento que descarguemos de Drive o Dropbox. Así podremos saber si realmente es una amenaza o no.

También es importante utilizar el sentido común y tener cuidado al acceder a enlaces que nos lleven a archivos compartidos en este tipo de plataforma. Nos referimos por ejemplo a si nos encontramos con una web que no inspire confianza y nos ofrezcan un enlace a alguno de estos servicios para descargar un documento o aplicación. Podría tratarse de una estafa y derivar en la descarga de malware.

De la misma forma es vital tener actualizados los sistemas. A veces los piratas informáticos logran atacar a la víctima a través de vulnerabilidades que puedan estar presentes en los equipos y, en este caso, también en aplicaciones como Google Drive o Dropbox. Es importante que estén actualizadas a las últimas versiones y con todos los parches instalados.