Qué tipo de dispositivos son los más vulnerables en la red y cómo protegerlos

Todos los equipos que utilizamos con conexión a Internet pueden sufrir algún tipo de ataque que afecte a nuestra seguridad y privacidad. Sin embargo hay algunos que son más propensos que otros. Por ello conviene tener en cuenta qué tipo de dispositivos conectados a la red son más vulnerables. Vamos a dar una serie de consejos para mejorar la seguridad y evitar problemas que afecten también al rendimiento o que incluso provoquen que lleguen a afectar a otros equipos.

Qué dispositivos son más vulnerables a ataques de seguridad

La realidad es que no prestamos la misma atención a unos dispositivos que otros en cuanto a medidas de seguridad se refiere. Esto hace que los piratas informáticos puedan poner sus miras en algunos equipos que pueden estar desactualizados o con fallos sin reparar. Vamos a hablar de cuáles son los más vulnerables a ataques.

Cámaras IP

Las cámaras de vigilancia son algunos de los dispositivos más vulnerables a ataques de seguridad. En muchas ocasiones los usuarios no toman las medidas de precaución necesarias. Por ejemplo el hecho de mantener las contraseñas y el nivel de seguridad de fábrica es un error. Esto podría provocar la entrada de atacantes.

Una cámara IP puede ser utilizada para muchas cosas. Puede que la tengamos para vigilar un garaje, la entrada a una vivienda, servir para vigilar un bebé, etc. Sea cual sea el uso, hay que tener en cuenta que es un dispositivo conectado a la red y que podría sufrir algún tipo de ataque.

Televisiones

Las televisiones también son propensas a sufrir problemas de seguridad. Lógicamente nos referimos a las Smart TV, que están conectadas a Internet y cuentan con un gran abanico de opciones.

En ocasiones surgen vulnerabilidades con este tipo de dispositivos y los usuarios no son conscientes de que es necesario mantenerlas actualizadas. No hablamos solo para resolver problemas de funcionamiento, sino para parchear fallos de seguridad que pueden ser aprovechados por los ciberdelincuentes.

Impresoras Wi-Fi

Un caso similar al de las televisiones. Hoy en día las impresoras modernas suelen traer la opción Wi-Fi incorporada. Son muy útiles, pero también pueden representar un problema de seguridad en nuestra red si no tomamos las medidas adecuadas.

Nuevamente una de las causas principales es mantenerlas desprotegidas, sin cambiar los valores de fábrica o sin instalar las últimas actualizaciones.

Sistema de almacenamiento (NAS)

El almacenamiento en la nube es algo fundamental para los usuarios hoy en día. Son muchos los servicios que tenemos a nuestra disposición. Sin embargo también podemos contar con un dispositivo de almacenamiento en la nube de nuestra propiedad. Algo que nos da un mayor control, pero que también hay que saber cuidar para no correr riesgos en Internet y que puedan acceder al contenido y afectar a la privacidad.

Dispositivos para reproducir en Streaming

También tenemos a nuestra disposición muchas opciones para reproducir en Streaming. Dispositivos que están directamente ligados a la televisión. No hay que dejar de lado la seguridad de este tipo de equipos.

Nuevamente puede darse el caso de que surjan vulnerabilidades que afectan a un equipo en concreto. Los propios fabricantes lanzan parches de seguridad para corregirlos, pero no los actualizamos. De la misma manera que muchos usuarios no utilizan claves que sean realmente fuertes.

Otros equipos del Internet de las Cosas

Pero son muchos otros los equipos de lo que conocemos como el Internet de las Cosas que están conectados a la red. Hoy en día muchos de los problemas de seguridad llegan a este tipo de dispositivos. El problema es que en muchas ocasiones no reciben parches de seguridad o tardan mucho. A veces los usuarios los mantienen desactualizados, sin contraseñas ni medidas de seguridad.

Dispositivos móviles

No podemos dejar atrás los dispositivos móviles. En los últimos años han ganado mucho peso a la hora de navegar por la red. Ofrecen muchas posibilidades, cuentan con muchos servicios y plataformas disponibles. Ya vimos que los móviles son objetivo número 1 de los ciberdelincuentes.

El problema es que esto también hace que los piratas informáticos pongan aquí sus miras. Es por ello que existen muchas amenazas en forma de malware que tienen como objetivo atacar a nuestros móviles.

Equipos conectados a Internet más vulnerables

Cómo proteger este tipo de dispositivos conectados a la red

Hemos visto cuáles son los dispositivos conectados a la red más propensos de sufrir ataques. Por suerte podemos tomar medidas para evitar, o al menos reducir, los problemas de seguridad.

Lo primero que tenemos que hacer es mantenerlos siempre actualizados. No importa que sea un dispositivo para ver películas en Streaming y que usemos una vez al año. No importa si se trata de una impresora que casi no conectamos a la red. Sea cual sea el tipo de dispositivo que tengamos, es vital que estén actualizados con las últimas versiones y con todos los parches agregados.

De la misma manera es muy importante tener siempre contraseñas y medidas de seguridad. Pero no basta con dejar la clave de fábrica, ya que esto prácticamente sería como no tener nada de cara a un atacante con conocimientos. Es importante generar claves que sean aleatorias, contengan letras (minúsculas y mayúsculas), números y otros caracteres especiales. Hay que evitar introducir datos personales y contar con las mismas claves en varios equipos.

Además, siempre que sea posible podemos optar por agregar software de seguridad. Especialmente nos referimos a los dispositivos móviles, que por desgracia sufren tantos problemas relacionados con el malware hoy en día. Tener un buen antivirus puede protegernos de este tipo de problemas y dejar nuestra información a salvo.

No podemos olvidarnos del sentido común. En ocasiones muchas de las principales amenazas de seguridad necesitan la interacción del usuario. Hablamos de por ejemplo hacer clic en un link malicioso, acceder a una página web insegura o descargar un programa. Hay que evitar enterar en nuestras cuentas desde sitios que no nos inspiren confianza. Además, no podemos descargar aplicaciones o complementos para nuestros dispositivos desde fuentes que no sean oficiales. Si lo hacemos corremos el riesgo de agregar software que ha podido ser modificado de forma maliciosa.

En definitiva, estas son las medidas de seguridad que podemos tomar para proteger nuestros dispositivos conectados a la red.