Controla tu ordenador de forma remota con VNC

Controla tu ordenador de forma remota con VNC

Alberto López

Si no estás en casa y necesitas acceder a contenidos que se encuentran en tu ordenador personal de tu domicilio, en RedesZone te enseñamos una manera, fácil y gratuita de poder controlar tu ordenador en remoto desde cualquier otro ordenador, con la herramienta VNC.

Virtual Network Computing son las siglas de esta herramienta de control remoto de ordenadores, solo necesitas conexión a Internet y otro ordenador, no tiene ningún tipo de restricción geográfica, por lo que podrás hacerlo desde cualquier punto del mundo. Para poder acceder a tu ordenador en remoto solo debes tener el ordenador encendido y la herramienta VNC instalada en el mismo. Solo con esto vas a poder usar tu ordenador desde cualquier parte como si realmente lo tuvieses delante.

En caso de que no tengas el ordenador encendido, deberás hacer uso de WoL o WoW para encender tu ordenador de manera remota, os recomendamos visitar este completo artículo donde encontrarás toda la información:

Esta herramienta VNC es muy valorada por los que trabajan fuera del domicilio, ya sea por viajes de trabajo o cualquier otro motivo, su sencillo asistente de instalación te dará la opción de ejecutarlo o bien, instalar el paquete de servidor para que ordenador que estás usando en ese momento sea controlado de forma remota, como la opción de cliente para instalar el paquete que te permitirá conectar y controlar el ordenador remoto a tu antojo. Con ello podremos transferir archivos entre los dos ordenadores sin ningún tipo de problema.

Instalarlo es verdaderamente sencillo, navegando por el asistente nos dará la opción de instalar el cliente, el servidor, e incluso si queremos añadir a VNC en la lista de excepciones de seguridad del firewall que tengamos instalado para no tener ningún tipo de problema al conectar remotamente.

Una vez instalado tendremos el servidor ejecutándose en segundo plano, si pinchamos en este servidor nos dará la opción de obtener una clave de licencia para el uso completo de la herramienta y también, nos dará la IP que debemos introducir en el cliente para conectar con el ordenador que esté ejecutando el servidor VNC. Referente al cliente, tendremos un acceso directo en el escritorio el cual nos pedirá una IP al ejecutarlo, esta IP que nos pide se refiere al equipo al cual queramos conectar y controlar, es decir, la IP que nos enseña el servidor como hemos comentado antes.

Una vez conectado, tendremos a pantalla completa el ordenador cliente, podremos hacer lo que queramos con él como si lo tuviésemos delante, salvo pulsar la tecla de «ESC», ya que es la tecla designada para salir de la herramienta haciendo que quede en una ventana más pequeña y podamos usar el PC cliente fuera de VNC, sin necesidad de cerrar la sesión, eso sí, una vez terminada la gestión que queramos hacer con VNC en segundo plano, solo tenemos que maximizar de nuevo la ventana para que vuelva a quedar a pantalla completa y sigamos usando el ordenador cliente sin problemas. Hay que reiterar que trabajamos directamente sobre el ordenador servidor, es decir, que todo cambio que hagamos en el equipo será permanente, borrado de archivos, instalación de programas o movimiento de carpetas incluidos.

El rasgo más característico de esta herramienta es que puedes hacer absolutamente todo en remoto, ya sea abrir aplicaciones, carpetas o incluso juegos, hasta acciones como reproducir música o ver algún otro tipo de contenido multimedia ya que el sonido también es transportado hasta nuestro ordenador.

Y ahora viene lo que hace destacar esta herramienta de control remoto de ordenadores sobre el resto de la misma familia, absolutamente todo el proceso de comunicación servidor-cliente se realiza de forma cifrada y segura, para que solamente tú o aquellos a los que tú hayas dado consentimiento, podáis acceder a tu ordenador desde cualquier parte del mundo sin ningún tipo de problema de seguridad.