Por qué la seguridad de los datos es importante y cómo mejorarla

Cada día se producen muchas violaciones de datos y afectan tanto a particulares como empresas. En un mundo cada vez más digital se ha visto que esta actividad ilícita ha aumentado considerablemente. En este caso nos encontramos con un grave problema en el que los usuarios deben implementar medidas de seguridad para proteger su información, especialmente los datos más confidenciales. Actualmente, noticias sobre violaciones de datos las vemos casi todos los días pero eso no quita que tomemos nuestras medidas para evitarlos. En este artículo vamos a descubrir por qué la seguridad de los datos es importante y también cómo podemos mejorarla.

La seguridad de los datos es fundamental

En ese aspecto es muy importante que los usuarios implementen medidas de seguridad sólidas que mantengan segura su información confidencial. Por lo tanto, en una era digital, podemos decir que los datos juegan un papel fundamental.

En el caso de que los registros financieros, extractos bancarios o la información privada de los clientes cayese en malas manos puede arruinar la reputación de una persona o una empresa. En ese aspecto puede ser interesante mejorar la privacidad de tus datos. Ahora vamos a ir ofreciendo una serie de medidas que pueden ayudarnos a mejorar la seguridad de los datos.

Hay que invertir en ciberseguridad

Actualmente tener un ordenador con Windows 10 está a la orden del día. Además de procurar mantener este sistema operativo actualizado, también incluye un software antivirus gratuito llamado Windows Defender. No obstante, aunque puede ser suficiente, los expertos en seguridad recomiendan que tanto empresas como particulares profesionales inviertan un poco más en un software de seguridad de datos de gama alta. En vez de confiar en un servicio gratuito, hay que buscar un sistema antivirus y antimalware de calidad que pueda mantener los dispositivos y los datos protegidos.

Por otra parte, también podemos invertir en una sala de datos virtual de buena calidad. En ese aspecto, para guardar, editar y compartir archivos confidenciales deberíamos considerar utilizar un VDR. Antes, muchas empresas utilizaban una sala de datos física para almacenar sus documentos privados, pero actualmente están siendo reemplazados por VDR. En ellas se utilizan unos protocolos de seguridad de datos similares a los que se utilizan en las instituciones financieras. Así, se garantiza que la información que guardamos en ellas permanezca protegida.

La gestión de contraseñas y dispositivos

La seguridad de los datos también pasa por la forma en que gestionamos nuestras contraseñas y dispositivos. Para empezar, es muy importante que creemos contraseñas robustas y únicas para cada una de nuestras cuentas. Nada de reutilizar ninguna contraseña porque si se filtra estás poniendo en riesgo el resto de las cuentas. Nuestra contraseña robusta debe tener al menos 12 caracteres, que incluya números, mayúsculas, minúsculas y símbolos especiales. Luego, independientemente de esto, no debemos almacenarlas en papel ni en ficheros de texto plano. Para una mayor seguridad podríamos usar un gestor de contraseñas como Password Manager Lite para Windows. Se trata de una buena alternativa tanto para almacenar nuestras password como para crearlas.

En cuanto a la protección de nuestros dispositivos deberemos hacerlo utilizando una VPN. Un servicio de este tipo, preferiblemente de pago, mejora nuestra privacidad y seguridad en Internet. En ese aspecto, es como si nuestros datos viajaran protegidos por un túnel gracias al cifrado. Así estaremos seguros de ciberdelincuentes, y de las miradas indiscretas de nuestro ISP y otras empresas. Por otra parte, para la seguridad de los datos deberemos evitar la utilización de redes Wi-Fi públicas y si no queda más remedio que al menos utilizar una VPN.

La importancia de las copias de seguridad

Una buena práctica para la seguridad de los datos es hacer copias físicas y virtuales de toda nuestra información, para tener un respaldo en el caso de que se vean comprometidos. Tampoco debemos confiar en un único dispositivo o lugar en la nube para guardar todos los datos. En el caso de que ese dispositivo se averíe o esa nube sea atacada podríamos perder toda la información.

Por lo tanto, no hacer una copia de seguridad o backup de los datos puede ser nefasto. Las plataformas como Google Drive o OneDrive se han convertido en un lugar popular para que las personas guarden sus datos.

Por otra parte, si se trata de una empresa debe contar con una buena política de copia de seguridad y un plan de contingencias ante incidentes. Una de las cosas para lo que deben estar preparados son los ataques de ransomware en el que se cifran los archivos de una empresa. En este tipo de planes es importante tanto los archivos que se almacenan como el tiempo que luego se tardan en restaurarlos. Por último, hay que señalar que una copia de seguridad que tarda mucho en restaurarse puede llegar a ser muy poco efectiva. Esto puede provocar muchos días de inactividad para la empresa o el particular afectado, por lo que conviene tener claro el tiempo de restauración de los datos.

¡Sé el primero en comentar!