Protege tu conexión a Internet con estos consejos

Hoy en día contar con una buena conexión a Internet para poder utilizar nuestro ordenador, smartphone, o Smart TV es fundamental para nosotros. Lo primero que tenemos que hacer es buscar un proveedor de Internet que se ajuste a nuestras necesidades. En ese aspecto debemos valorar tanto el precio como la velocidad de conexión. Una vez que ya hemos seleccionado el que más nos interesa llega el momento de revisar el equipamiento de red que nos han entregado. Por ese motivo para estar seguros debemos hacer una serie de modificaciones. En este artículo vamos a hablar sobre cómo asegurar nuestra conexión de banda ancha para que no tengamos problemas de seguridad.

Una vez que ya tenemos instalada nuestra conexión de banda ancha, seguramente de fibra óptica, llega el momento de asegurar nuestra conexión para protegerla de los intrusos. Entonces llega el momento en que debemos fortalecer nuestros parámetros de seguridad.

Cambia la contraseña de acceso al router

Una de las primeras cosas que debemos hacer cuando tenemos un router nuevo es cambiar su clave de acceso. En ocasiones hay que señalar que son de tipo genéricas, del tipo 1234 o admin. Por lo tanto, un intruso que ya tuviera acceso al aparato con saber el modelo exacto y realizar una búsqueda por Internet ya conocería la clave. Así, podría acceder a la configuración del router, cambiar la configuración y comprometer nuestra seguridad y la seguridad de todos los dispositivos que ya están conectados.

En ese aspecto, necesitamos que nuestro router tenga una contraseña robusta distinta de la predeterminada. Así estamos añadiendo una seguridad extra y evitaremos que cualquiera pueda entrar. Aquí tenéis explicado cómo cambiar la contraseña del router.

Configurar el Wi-Fi del router con seguridad

Aprovechando que ya sabemos cómo entrar a la configuración del router debemos poner nuestro punto de mira en el Wi-Fi. Aquí deberíamos revisar tres aspectos asegurar nuestra conexión Wi-Fi:

  1. El SSID o nombre de nuestra red Wi-Fi. Aquí hay que señalar que conviene cambiarlo por varios motivos. Por ejemplo, porque suele indicar tu proveedor de Internet/fabricante del router de manera fácil, sin necesidad de mirar la MAC WiFi. En ese aspecto puede dar pistas sobre el modelo que estamos usando y si hay vulnerabilidades podrían intentar aprovecharlas.
  2. Poner una contraseña robusta al Wi-Fi. En este caso mínimo debe contener 12 caracteres que incluyan mayúsculas, minúsculas y símbolos especiales.
  3. Revisar el cifrado de seguridad que tiene establecido. Comprobar que no estamos usando cifrados obsoletos como WEP o WPA. Como mínimo deberíamos utilizar WPA2 y si lo tenemos disponible, WPA3.
  4. Desactivar el protocolo WPS siempre, ni siquiera usarlo con el botón físico para reducir el tiempo de exposición.

Una vez que se realizan estos cambios, tus smartphones, ordenadores y otros dispositivos deberán ser configurados de nuevo. En el hipotético caso de que tuvieses un intruso en tu red inalámbrica ya no podría entrar a tu red Wi-Fi.

También como curiosidad para que no nos roben el Wi-Fi, podemos intentar limitar que nuestra señal inalámbrica esté al alcance, para que llegue lo menos posible fuera de nuestro hogar u oficina. Así si tenemos cobertura suficiente y todos nuestros aparatos admiten la banda de 5GHz, podríamos desconectar la banda de 2.4GHz que es la que mejor soporta la distancia. Además, otro factor que puede reducir la distancia es cómo coloquemos el router y sus antenas. Por otra parte, también nos quedaría la posibilidad de utilizar pintura anti Wi-Fi en las paredes limítrofes de nuestra casa.

El firewall y las contraseñas para asegurar nuestra conexión

También tiene mucha importancia como tenemos configurado el firewall de Windows. Se trata de una línea de defensa muy importante que actúa como una barrera entre nosotros y los usuarios no autorizados para proteger nuestra red. Esto tenemos que combinarlo con un sistema operativo con los últimos parches de seguridad instalados y un software antivirus actualizado para asegurar nuestra conexión y protegerla de los ciberdelincuentes.

También tenemos que proteger nuestra conexión de Internet de los piratas informáticos y de las fugas de datos. Por ese motivo, además de mantener contraseñas robustas como hemos comentado antes también conviene cambiarlas con frecuencia y no reutilizarlas. Por último, en este aspecto también para asegurar nuestra conexión Internet si está disponible debemos habilitar la autenticación multifactor.

¡Sé el primero en comentar!