Qué puede pasar si alguien entra a mi Wi-Fi

A la hora de conectarnos a Internet, tradicionalmente utilizamos el cable de red, el Wi-Fi o el PLC. Sin duda, el más popular ahora mismo es el Wi-Fi. Seguramente, si revisaseis los dispositivos que tenéis conectados al router, veríais que la mayoría lo hace por Wi-Fi. Smartphones, tablets, enchufes inteligentes y otros aparatos de domótica lo hacen utilizando este tipo de conexión. Por ese motivo, conviene que, periódicamente, revisemos nuestras redes Wi-Fi y tomemos las medidas oportunas. En este artículo comentaremos qué puede pasar si alguien entra a mi Wi-Fi, y las consecuencias que puede tener para nuestra seguridad.

Sin duda, se trata de una amenaza seria que debemos tener muy presente. No se trata simplemente que puedan navegar por Internet, también puede afectar a la privacidad y seguridad de nuestros dispositivos. Por lo tanto, vamos a empezar explicando qué puede pasar si alguien entra a mi Wi-Fi. Luego, continuaremos con cómo podemos detectar algún intruso en nuestra red Wi-Fi y cómo mejorar nuestra seguridad Wi-Fi.

Qué riesgos corres si alguien entra a mi Wi-Fi

Lo primero a lo que nos vamos a enfrentar es a una molestia en la que alguien no autorizado se esté tomando lo tuyo como propio. Eso se traduce en que vamos a perder ancho de banda de nuestra conexión debido a ese intruso. Dependiendo para que esté utilizando nuestra conexión y de la velocidad que tengamos contratada, notaremos más o menos ese perjuicio.

Si alguien entra a mi Wi-Fi puede que lo haga para:

  • La navegación web.
  • La descarga de archivos vía directa o P2P.
  • Jugar on-line.

A partir del momento que se conecta a tu red Wi-Fi, ese dispositivo del ciberdelincuente es un equipo más. Cuando nos conectamos por primera vez a una red en red Windows nos suele preguntar si es una red privada o pública.

Si pensamos en compartir archivos a través de la red local de casa, la pondremos privada. A partir del momento que entra ese pirata informático a nuestra red WiFi, es uno más. Así, podría tener acceso a los archivos y recursos compartidos en red, por lo que es muy recomendable habilitar la autenticación y usar SMB 3.0 con cifrado de datos.

Además, si alguien entra a nuestra red Wi-Fi también implica algunas amenazas que debes conocer:

  1. En el momento que contratamos una conexión a Internet con un proveedor de Internet, todo lo que realicemos con ella estará asociada a nuestro nombre. Por lo tanto, si alguien realiza alguna acción delictiva desde tu red WiFi, tú eres el responsable legal en un primer momento. En esta situación, te vas a ver obligado a demostrar que tú no eres el culpable, cosa que no siempre es fácil.
  2. También tenemos el peligro de que nos roben la información transmitida. Al estar dentro de la misma red, puede hacer ataques Man in the Middle como el de ARP Spoofing, para capturar toda la información que transmitimos a Internet. Por supuesto, navegar con HTTPS no nos salvaría, a no ser que las webs tengan HSTS y tengamos la cookie en nuestro navegador.
  3. Se conecten a nuestros dispositivos. Los piratas informáticos con suficientes conocimientos, es posible que usen programas para modificar al vuelo la información que nosotros transmitimos a Internet, redirigiéndonos a webs que están bajo dominio del atacante, para realizar robos de información personal, información bancaria y mucho más.

Por lo tanto, si alguien entra a mi Wi-Fi dependiendo de la voluntad que tenga puede dejarme en una situación más o menos comprometida. Quizás os pueda interesar cómo me pueden robar Wi-Fi.

Comprueba si tienes intrusos desde el router

La forma más sencilla para saber si alguien entra a mi Wi-Fi, es mirar los dispositivos que están conectados a través del router. Actualmente, la mayoría de routers tienen un apartado en el que se pueden ver los dispositivos conectados en ese momento. Este sería un ejemplo de un FRITZ!Box 7530:

Aquí, lo que tenemos que hacer es ir revisando uno a uno los dispositivos que están conectados. Algunos fabricantes para facilitar la identificación, permiten que les pongamos nombre como en el caso de arriba. Si tenemos dudas sobre un dispositivo, para poder identificarlo podemos apagarlo momentáneamente. Tras pasar un tiempo prudencial, si refrescamos y vemos que no está, podemos catalogarlo con un nombre cuando aparezca de nuevo. Otras formas pueden ser mirando la dirección MAC del dispositivo, o bloqueando su acceso a Internet para comprobarlo.

En cuanto a las medidas que podemos tomar respecto a mejorar la seguridad de nuestro router, serían las siguientes:

  1. Mantener actualizado su firmware.
  2. Tener mínimo un cifrado WPA2, y si lo admite, WPA3.
  3. Poner una contraseña robusta y no dejar la que viene de fábrica. Aquí tenéis cómo crear una clave WiFi segura.
  4. Desactivar el WPS siempre.
  5. Comprobar periódicamente el listado de equipos conectados a la red WiFi.

Con esta serie de consejos sabréis si alguien entra a mi Wi-Fi y también tenéis las medidas para protegeros.