Cómo configurar el reenvío de puertos en Windows 10

Cómo configurar el reenvío de puertos en Windows 10

Javier Jiménez

En ocasiones tenemos que configurar algunos parámetros para permitir que nuestra red funcione correctamente. Esto puede ser a nivel del sistema operativo, de las aplicaciones que utilicemos, del router… Algo habitual entre los usuarios es que tengan que abrir los puertos para hacer uso de una determinada herramienta. En este artículo vamos a explicar cómo configurar el reenvío de puertos en Windows 10. Se trata, como sabemos, del sistema operativo más utilizado en equipos de escritorio hoy en día.

Configurar el reenvío de puertos en Windows

Es posible que una aplicación determinada o por ejemplo un juego en un momento concreto nos pida algo denominado reenvío de puertos. Sin ese reenvío de puertos no podría haber conexión entre la aplicación o juego y el tráfico entrante o datos ingresados en Internet. No podríamos hacer uso de determinadas funciones con las que cuenta un software determinado.

Este problema lo podemos solucionar si configuramos el reenvío de puertos en Windows 10. Es un proceso sencillo y simplemente hay que llevar a cabo una serie de pasos que vamos a explicar.

Lo primero que tenemos que hacer es pulsar la tecla Windows y escribimos firewall para abrir Windows Defender Firewall. Cuando estemos aquí hay que pinchar en Reglas de entrada, que es la segunda opción que nos aparece. El reenvío de puertos se refiere generalmente a tráfico entrante, de ahí que tengamos que acceder a esa función.

Reenvío de puertos en Windows

Ahí nos debería de aparecer una lista de aplicaciones que puede ser más o menos larga según el tiempo que llevemos utilizando el equipo y por tanto la cantidad de herramientas que hayamos utilizado. Pueden aparecer juegos y aplicaciones que tengan acceso a Internet. Toda esta lista son las reglas de entrada. Todo esto que nos aparece es que tienen permiso para enviar datos a nuestro equipo.

Podemos hacer clic con el botón derecho encima de alguna de las reglas, por ejemplo de alguna aplicación. Posteriormente le damos a Propiedades. Dentro de la casilla de Protocolos y puertos. El protocolo generalmente será UDP o TCP. También veremos el Puerto local, que es por donde está permitida la conexión. Sin embargo el que nos interesa más es Puerto remoto. Este es el puerto que el cliente (ese juego, aplicación o servicio) está usando para conectarse.

Reglas de entrada

De forma predeterminada, como podemos ver en la imagen de abajo, viene seleccionado aleatoriamente un puerto remoto. Por eso podemos ver que pone “Todos los puertos”.

Lo que tenemos que hacer es crear nuevas reglas de puerto. Hacemos clic en «Nueva regla» en el panel derecho, luego en la nueva ventana hacemos clic en Puerto. Elegimos si la conexión usará un protocolo TCP o UDP (la aplicación que nos solicite que se reenvíe el puerto debe especificar el protocolo), luego elegimos los puertos que queramos abrir.

Crear nuevo puerto

Podemos permitir “Todos los puertos locales” o especificar cuáles queremos abrir. También podemos especificar únicamente un puerto o abrir un rango más amplio. Tenemos que darle a siguiente y posteriormente a Permitir la conexión. Tenemos que elegir si la conexión debe aplicarse en el dominio, red doméstica privada o en una ubicación de red pública y le damos un nombre a esa regla.

Cuando hayamos creado esta regla se unirá a todas las que ya estaban presentes. Podemos modificarla, hacer que se aplique solo a unos determinados programas o servicios, etc.

En definitiva, siguiendo estos pasos que hemos mencionado podremos reenviar puertos en Windows 10 en caso de que una aplicación o servicio nos pidan hacerlo. Como vemos es un proceso sencillo y rápido y que podemos hacer a través de la propia configuración del sistema operativo sin tener que instalar nada adicional.

Por otra parte queremos recordar la importancia de contar con herramientas de seguridad. Un buen antivirus y firewall pueden evitar la entrada de amenazas. En este sentido tenemos la posibilidad de hacer uso de Windows Defender, que está disponible en el sistema operativo de Microsoft de forma gratuita.