En qué consiste transferir un dominio y cómo hacerlo

Una parte fundamental de cualquier página web es el dominio. Básicamente es el nombre que ponen los usuarios para acceder desde el navegador. Junto al hosting es esencial para el funcionamiento. En este artículo vamos a explicar en qué consiste transferir un dominio y cómo podemos hacerlo. En ocasiones puede ser interesante cambiar el proveedor que lo gestiona.

Qué es transferir un dominio web

Podemos decir que la transferencia de dominio es simplemente el paso de la gestión de un proveedor a otro. Es un proceso administrativo que podemos llevar a cabo en cualquier página que tengamos, siempre que se cumplan algunos requisitos en determinados casos, como vamos a ver.

En ocasiones puede que nos interese tener el dominio gestionado por otro proveedor. Por ejemplo si queremos cambiarlo de país para que esté en el mismo donde tenemos el hosting o incluso si queremos que lo gestione el mismo proveedor donde vamos a alojar el contenido. Esto puede ser determinante de cara al posicionamiento web en buscadores y lograr que nuestro sitio funcione más rápido.

Es un proceso habitual que puede realizar un webmaster en un momento determinado. Hay que tener en cuenta que no se trata de una migración de una página. No estamos trasladando el contenido de un proveedor a otro, sino simplemente el dominio.

Si hablamos de las principales causas para transferir un dominio web podemos nombrar el precio, por ejemplo. Puede que encontremos un proveedor que nos ofrezca lo mismo o más por un coste inferior. También puede que nos interese contar con determinados servicios que ofrezcan otro registrador, la atención al cliente o incluso el idioma.

Se trata de un proceso sencillo y rápido. Son escasos los motivos por los cuales no vamos a poder transferirlo o tener dificultades para ello. Eso sí, hay que tener en cuenta algunos puntos importantes, como vamos a ver. Si realizamos todo correctamente, en cuestión de días habremos finalizado con el proceso de transferencia.

Diferencias entre hosting y dominio

Requisitos importantes para transferir un dominio

Dependerá de la extensión que estemos utilizando. No todas requieren lo mismo. En nuestro caso vamos a centrarnos en los dominios genéricos, como son .com, .net o .org. Vamos a explicar qué requisitos son necesarios para que funcione correctamente.

  • Uno de los requisitos es que el dominio esté desbloqueado. En caso de que no esté tendremos que desbloquearlo. Eso es indispensable para los dominios genéricos como los que hemos mencionado anteriormente. Por seguridad, los dominios suelen estar bloqueados y así evitar que puedan hacerse con él por un error.
  • Otro punto básico es que el dominio debe estar activo en el momento de la transferencia. Podemos comprobarlo antes de llevar a cabo esta acción.
  • También debemos tener el código de autorización, que también se conoce como AUTH CODE. Esto es necesario para realizar la transferencia. Lo normal es que en el panel de gestión del proveedor de dominio actual nos aparezca. En caso de que no lo veamos o no esté disponible, siempre podremos solicitarlo.
  • Respecto al tiempo, debe haber paso al menos 60 días desde que se registró o se trasladó por última vez. Si ya hemos transferido el dominio en otra ocasión hace menos de dos meses, tendríamos que esperar hasta que se cumple ese tiempo.
  • Por último, respecto a los datos del titular, no debería de haber habido cambio alguno en los últimos 60 días. De lo contrario tendríamos que esperar hasta que pasen esos dos meses y poder así realizar la transferencia.

Cómo transferir un dominio

Hemos visto en qué consiste transferir un dominio y cuáles son los requisitos imprescindibles que debemos tener en cuenta. Ahora vamos a explicar qué tenemos que hacer para poder transferirlo correctamente de un proveedor a otro. Son unos pasos sencillos, pero no debemos saltarnos ninguno para que el proceso se realice correctamente.

Pedir la transferencia

Lo primero que tenemos que hacer es solicitar la transferencia de dominio desde el proveedor que elijamos. Allí nos indicará si está desbloqueado y de esta forma si podemos o no transferirlo. Posteriormente nos solicitará el código de autorización que debemos conocer y realizar el pedido, que sería el pago y registro correspondiente.

Con ese código lo que hacemos es verificar la identidad y demostrar que tenemos derechos sobre ese dominio y no estamos intentando robarlo a otra persona. A partir de ahí, ya podríamos continuar con el proceso de registro a nuestro nombre.

Datos personales

Durante este proceso vamos a tener que poner datos personales que corresponderán con la persona que va a registrar ese dominio. Esos van a ser los que permanecerán asociados al dominio web una vez se lleve a cabo la transferencia. En algunos dominios, como el caso de .es, no se cambia el nombre aunque lo pongamos.

Conviene tener el dominio a nuestro nombre de cara a evitar problemas en un futuro. Si por ejemplo la página la ha creado otra persona, como puede ser una empresa, lo ideal es que el dominio esté a nuestro nombre. Eso reducirá posibles complicaciones en un futuro si, por ejemplo, queremos realizar una transferencia de dominio.

Esperar a que finalice el proceso

¿Cuánto tarda la transferencia de un dominio web? Una vez más, esto dependerá de la extensión. Algunas como las extensiones .es tardan apenas 24 horas. Otras como .com o .org pueden durar de 6 a 10 días.

Por tanto, es un proceso que puede durar sobre una semana para determinadas extensiones. No es algo inmediato e incluso en el mejor de los casos vas a tener que esperar un día. No obstante, una vez hayas terminado con el proceso solo tendrás que esperar a que finalice, una vez pase ese tiempo estimado.

En definitiva, una transferencia de dominio es algo que muchos webmasters pueden llevar a cabo en un momento dado. Es un proceso sencillo y no requiere de demasiado tiempo. Podemos tenerlo en cuenta si encontramos un proveedor que ofrezca mejoras. Simplemente vas a tener que llevar a cabo estos pasos que hemos ido explicando y esperar a que finalice todo el proceso, que no debería irse más allá de 10 días.

¡Sé el primero en comentar!