Cómo elegir la mejor extensión para una página

La extensión es una parte fundamental de un dominio. Tenemos a nuestra disposición un amplio abanico de posibilidades. Incluso los responsables de una página web pueden optar por tener más de una y así captar más tráfico o asegurarse de tener disponible un nombre determinado. En este artículo vamos a explicar qué extensión usar para una web. Un repaso a las diferentes características a tener en cuenta.

Qué tener en cuenta al elegir una extensión

Tenemos muchas opciones. Existen las extensiones genéricas, como podrían ser por ejemplo .com, .org o .net. También están las extensiones que corresponden a un país, como sería .es, .fr o .pt. Pero hay muchas más. Hay otras más innovadoras o que rompen con lo clásico. Las hay que hacen mención a un sector, como podrían ser .news, .marketing o .travel. Estas últimas opciones pueden ser interesantes para determinadas empresas u organizaciones que quieran adaptar más el dominio que van a crear.

Hay infinidad de opciones que podemos tener en cuenta. Lógicamente hay diferencias en aspectos tan importantes como el precio, la disponibilidad o para qué sector va a ser la página web. Hay extensiones genéricas que son más caras que otras como .site o .online. Pero también podría llegar a haber diferencias importantes en cuanto a la imagen que queremos dar a los visitantes.

También, lógicamente, hay diferencias en cuanto a la disponibilidad. Un dominio genérico, algo común y que podría ser muy buscado es más probable que esté cogido en una extensión .com o .es que en otra que sea .tech o .club. Esto podría ser una razón por la cual optemos por elegir una extensión alternativa, menos utilizada, y que pueda estar disponible para el nombre que nos interesa.

Extensiones de dominio genéricas

Estas son las más usadas y las que podemos decir son las más aconsejables en la mayoría de casos. Opciones como .com, .org o .net son muy populares en todo el mundo. Tienen el propósito de ofrecer algo a todo el mundo, sin importar de qué país procedan los visitantes. Generalmente son la primera opción a tener en cuenta.

Esto es interesante, por ejemplo, para una página de noticias, una tienda online donde vamos a realizar pedidos internacionales, etc. La opción de .com es sin duda la más usada. En un principio estaba orientada al comercio, pero en la actualidad podemos encontrar páginas de todo tipo que tienen esta extensión. Cada vez hay menos libres.

La opción .net estaba orientada a redes (network) y también se ha vuelto como una opción realmente popular cuando un usuario va a crear una página. No obstante, sigue estando más orientada para aquellas páginas que estén relacionadas con la tecnología, Internet y redes. Podría ser interesante por ejemplo si vamos a crear una página de venta de dispositivos de redes.

Respecto a .org, es más aconsejable para aquellas entidades sin ánimo de lucro. No es la mejor opción para una empresa privada. Por ejemplo vendría bien para una asociación u organización en la que no hay fines comerciales. No obstante, es otra de las más utilizadas a nivel mundial en sectores muy diversos.

Qué es un dominio web

Extensiones de código de país

También son muy utilizadas. Sin embargo en este caso nos encontramos con limitaciones. Aunque depende del país, en muchos casos no permiten que cualquiera registre un dominio con esa extensión. Hay casos muy conocidos en los que sí, como la extensión .tv que pertenece a Tuvalu, un pequeño país que sin duda encontró un recurso económico enorme gracias a Internet.

Aquí podemos nombrar la extensión .es, que corresponde a España, como una de las opciones más importantes. Es muy usada por empresas nacionales, servicios orientados a un público local. Un ejemplo sería una tienda online que únicamente envíe pedidos dentro de España. También alguna página de noticias donde únicamente pretenden tener un público nacional.

Por tanto, en este caso podríamos decir que sería más indicado para páginas que pertenezcan a un país en concreto y quieran centrar ahí su audiencia. No obstante, los buscadores no penalizan este tipo de extensiones frente a las genéricas.

Sí hay casos en los que sí sería interesante optar por una en concreto. Una vez más volvemos al ejemplo de .tv, que es una extensión muy usada para páginas relacionadas con la televisión. También cuando queramos que nuestra página pueda posicionarse mejor en una determinada nación o incluso tener diferentes extensiones, más allá de la única de nuestro país.

Extensiones de actividad

No son la opción más práctica, ya que son extensiones más desconocidas y podrían incluso no dar una buena imagen a una página web. Sin embargo sí podemos tenerlas en cuenta en determinadas ocasiones para actividades concretas. Son una alternativa a extensiones clásicas como podrían ser las genéricas o las de país, que son en realidad las más utilizadas.

Hay extensiones como .travel, .club, .cloud… que podrían servir para páginas relacionadas con viajes, un club deportivo o la nube, por ejemplo. Hay muchas más y solo hemos mostrado algunos ejemplos. Aunque no es la que más en cuenta debamos tener, es también una alternativa más. Básicamente son usadas para determinadas actividades y sectores en los cuales puede ser interesante tener una extensión más personalizada, que pueda servir también de guía para los visitantes que lleguen a nuestro sitio. No sería la mejor idea para una web más genérica, que no se centre únicamente en un sector determinado.

En definitiva, estas son algunas de las opciones que tenemos para crear un dominio web y tener una extensión. Son diferentes, pero cada una de ellas puede ser interesante en momentos concretos. Eso sí, también tenemos la opción de tener varias extensiones y redirigir el tráfico. Como vemos, el nombre del dominio y extensión que elijamos va a ser muy importante para nuestro sitio web. Es esencial para posicionar la página, pero también para atraer directamente a los visitantes. Es algo que vamos a tener que pensar muy bien antes de terminar de registrarlo y no arrepentirnos más adelante. Podemos decir que es uno de esos pasos vitales en la creación de cualquier sitio web.