Qué extensión puedes poner al nombre de una web

Una parte fundamental de cualquier página web es el dominio y extensión. Hay que tener en cuenta que existen diferentes tipos de extensiones y hay factores que debemos tener presentes para elegir correctamente cuál se adapta más al tipo de página que vamos a crear. Pero además de ello debemos tener un nombre adecuado para esa web. No debemos dejar a la improvisación estos detalles, ya que será clave de cara al futuro.

Qué tipos de extensiones hay

A la hora de registrar una página web debemos tener en cuenta que existen diferentes tipos de extensiones. No todas son iguales si tenemos en cuenta el SEO, el país en el que vamos a estar, el público al que queremos llegar, etc. Por tanto, debemos elegir correctamente cuál se adapta más a lo que necesitamos y no cometer errores.

Dominios genéricos

Son los más utilizados internacionalmente. Eso también va a hacer que tengamos problemas a la hora de registrar un nombre en concreto, ya que es posible que esté cogido. Los dominios genéricos son aquellos como .com, .org o .net. Están muy presentes en todo tipo de sectores en la red.

Este tipo también se conoce como dominios genéricos de nivel superior o gTLD. Suelen tener tres letras, aunque también los podemos encontrar de cuatro. Algunos están restringidos a sectores específicos, como por ejemplo .gob o .edu.

Códigos de país

Los dominios de código de país también son muy usados en esos territorios específicos. Por ejemplo hablamos de .es, .fr o .pt, que serían extensiones correspondientes a España, Francia y Portugal, respectivamente. Los hay para todos los países del mundo.

En este caso, estos dominios son regulados por cada nación. Esto hace que en ocasiones haya limitaciones para registrar una extensión, que el tiempo de posesión varíe, diferencias en precios, etc. Es una alternativa a la opción anterior.

Nuevos dominios genéricos

Un tercer tipo de extensiones son los dominios genéricos nuevos. Surgieron especialmente a partir de 2003. Muchos de ellos hacen mención a un sector concreto, a un deporte, a un tipo de actividad, etc. Están disponibles para usuarios de todo el mundo. Podemos mencionar como ejemplos .travel, .futbol o .news. Incluso hay algunos que hacen referencia a una ciudad en concreto.

Estos dominios son menos utilizados. Generalmente las páginas importantes, las empresas y usuarios que quieren tener un sitio web de cierto nivel, evitan utilizar este tipo de dominios que pueden dar una peor imagen al sitio. No obstante, es otra opción más a tener en cuenta.

Cómo debe ser la extensión de un dominio

Después de haber visto las opciones que tenemos para registrar una extensión de dominio, ahora vamos a dar algunas pautas para saber elegir cuál se adapta más a lo que necesitamos. Algunos puntos que podemos tener en cuenta.

Analizar el tipo de página o negocio

Uno de los factores a tener en cuenta es analizar qué tipo de página o en qué sector nos encontramos. Generalmente podemos decir que las páginas .net tienen más relación con redes, Internet y negocios tecnológicos. Las webs .org están más orientadas en organizaciones.

También podemos tener en cuenta las diferentes opciones que hay respecto a los nuevos dominios genéricos. Si por ejemplo nuestra página está relacionada con el deporte, podemos optar por una extensión .sport. Por tanto, hay que tener en cuenta el sector y el tipo de web.

Ver para qué público está dirigido

Otra cuestión importante es analizar para qué público está dirigida esa página. ¿Va a ser de ámbito nacional? De ser así podemos optar por un dominio .es. Si por el contrario va a estar dirigido ese sitio a un público internacional, debemos evitar los dominios de código de país.

Tener en cuenta el idioma

Algo similar ocurre con el idioma. Si la página va a ser en inglés, aunque nos encontremos en España, no sería buena idea que la extensión fuera .es. Debemos tener presente una vez más el público al que va a estar dirigido ese sitio y analizar el idioma.

Buscar la sencillez

Si queremos algo sencillo, algo que sea estable a posibles cambios y modas, que permanezca sin alteraciones, debemos buscar una extensión del tipo .com o .net. Si no queremos complicaciones, si buscamos sencillez, hay que huir de extensiones novedosas, difíciles de encontrar por los usuarios.

Subdominios de una web

Qué nombre poner a un dominio web

Más allá de la extensión que vayamos a usar, también hay que indicar la importancia del nombre que vamos a elegir para nuestro dominio. Esto va a ser clave, lógicamente. Va a ser algo que nos acompañará en todo momento, ya que no hay opción de cambiarlo sin tener que crear un nuevo sitio.

Tener en cuenta el sector de la empresa o tipo de web

Cuando vayamos a crear un nombre para la página podemos tener en cuenta el sector de esa web o el tipo de empresa. Puede ayudarnos a ganar ideas relacionadas y que termine asentando con mayor rapidez en Internet. Este es un punto importante y debemos dedicar tiempo a pensarlo.

Fácil de recordar e intuitivo

El nombre que elijamos no debe ser complicado. No debemos alargar más de la cuenta el dominio, ni poner palabras extrañas que puedan dificultar el acceso de los usuarios. Debe ser algo sencillo, básico, que tenga el nombre de nuestra empresa o algo que esté relacionado. Hay que huir de palabras o frases sin sentido y complicado de recordar.

Evitar guiones y otros símbolos

Otro punto importante para facilitar el acceso de los usuarios es evitar guiones y otros símbolos. Esto, además, podría dañar la imagen de nuestra web. Podría parecer una copia de otra y suponer una pérdida de prestigio que nos penalice tanto en SEO como a nivel de usuarios.

Aquí debemos hacer mención también de letras como la Ñ. Podemos crear dominios .es que tengan esta letra, pero no es lo más aconsejable de cara a buscar seguidores extranjeros y posicionarnos correctamente.

Evitar números en la medida de lo posible

Los números a veces son necesarios, ya que puede formar parte de nuestro nombre de empresa o similar. Sin embargo, en la medida de lo posible debemos evitar tener que ponerlos. Es mejor buscar un nombre de dominio que solo tenga letras.

Intentar que no sea un nombre largo

La longitud también influye en que un dominio web sea mejor o peor de cara a los usuarios. No debemos abusar de crear uno muy largo. Lo ideal es que tenga una palabra o dos, salvo casos excepcionales. No debemos crear una frase, por ejemplo. Mientras más largo sea, peor para recordarlo y también de cara al posicionamiento en buscadores.

En definitiva, estos son algunos aspectos fundamentales que debemos tener en cuenta al crear cualquier dominio web. Hay que saber los diferentes tipos de extensiones, cuándo es más aconsejable usarlas y, también, qué nombre elegir para crear una página.

¡Sé el primero en comentar!