Borra tu rastro antiguo en Internet con AccountKiller

Borra tu rastro antiguo en Internet con AccountKiller

Javier Jiménez

La privacidad es un factor muy importante para los usuarios. A la hora de navegar por Internet podemos dejar mucho rastro. Mucha información de nuestro día a día queda registrada en la red. Cada cuenta que nos creamos, cada servicio o plataforma que utilizamos, recopila información personal. A veces puede que dejemos de utilizar una determinada herramienta o un sitio web donde nos registramos hace tiempo. Sin embargo los datos quedan ahí. En este artículo vamos a hablar de ello. Vamos a explicar cómo borrar los datos antiguos de la red con AccountKiller.

AccountKiller, la herramienta para borrar los datos de la red

Todos tenemos cuentas en Internet que no utilizamos desde hace años. Simplemente cualquier servicio al que nos registramos pero que con el paso del tiempo dejamos de utilizar. Esto ocurre muy frecuentemente y puede incluir redes sociales que pierden peso en la sociedad, páginas donde hemos comprado hace años pero que ya no volvimos a utilizar o cualquier plataforma en la red.

Sin embargo hay que tener en cuenta que nuestros datos permanecen ahí. Aunque dejemos de utilizar una plataforma de Internet, los datos personales, nuestra cuenta, siguen ahí. Esto hace que muchos usuarios se replanteen la posibilidad de usar alguna herramienta para eliminar sus datos y cuentas de Internet. Ahí es donde entra en juego AccountKiller.

Puede que tengamos una gran cantidad de cuentas en Internet que ni recordamos. Podemos ir a la página en concreto y eliminar la cuenta, pero en ocasiones no es una tarea sencilla. Lo que hace AccountKiller es ayudar a los usuarios a borrar las cuentas en una gran cantidad de plataformas.

Cómo usar AccountKiller

El funcionamiento de AccountKiller es muy sencillo. Lo primero que tenemos que hacer es entrar en su página web. Es totalmente gratuita. Allí podemos solicitar información sobre una página en concreto o ir directamente a todas las plataformas que hay disponibles en AccountKiller.

Para ir a todas las plataformas y servicios donde indican cómo borrar los datos tenemos que ir a All, arriba en la web. Allí encontraremos una gran cantidad de sitios. Hay de todo tipo. Simplemente tenemos que ver si el servicio que nos interesa está ahí. Pongamos como ejemplo que queremos borrar nuestros datos de eBay, por lo que buscamos en la lista.

Eliminar cuentas con AccountKiller

Cuando entremos en el apartado de eBay o de la plataforma que hayamos elegido, allí dentro encontraremos información de cómo llevar a cabo el proceso. Nos muestra todos los pasos que debemos dar para eliminar nuestros datos de ese servicio y toda la información que debemos conocer para ello.

Es posible que en ocasiones tengamos que llamar al soporte técnico de esa empresa o enviar un e-mail a una determinada dirección para pedir que eliminen nuestros datos. A veces no es tan sencillo. Sin embargo AccountKiller nos da toda la información necesaria para llevar a cabo esa acción.

Hay que tener en cuenta que estos servicios pueden tener información muy variada de los usuarios. Esto incluye direcciones de correo electrónico, nombres, número de teléfono, contraseñas…

Riesgos de que los datos estén en la red

Puede que de primeras pensemos que no hay problemas en que nuestros datos estén presentes en un servicio que ya no utilizamos. Sin embargo hay que tener en cuenta que esa plataforma ha podido cambiar de manos, es posible que lleve años sin actualizarse, etc.

Los piratas informáticos podrían atacar a plataformas descuidadas y que no están actualizadas. Podrían recopilar datos de los usuarios y usarlos a su antojo. Ya sabemos que hoy en día nuestra información en la red tiene un gran valor. Esto significa que pueden utilizarlo para incluirnos en listas de Spam o enviar publicidad orientada, entre otras acciones. Incluso podrían venderlo a terceros.

En definitiva, proteger nuestros datos e información personal en la red es algo muy importante. Es una manera de evitar problemas futuros que puedan poner en riesgo nuestra seguridad y privacidad en la red.