Qué puede aportar la protección de privacidad de un dominio

Qué puede aportar la protección de privacidad de un dominio

José Antonio Lorenzo

Algunos de vosotros habréis pensado en crear vuestra propia página web. Antes de eso, habréis consultado varios planes de dominio de diferentes proveedores, y os habréis preguntado qué características tenéis que valorar. Una de las cosas que, sin duda, debemos pensar tener, es una protección de privacidad de un dominio para sentirnos a salvo de miradas indiscretas.

En este sentido queremos que nuestra información personal como propietario de un dominio esté lo menos expuesta posible. Estos datos están disponibles en la base de datos de WHOIS, la cual vamos a explicar a continuación, para que la información posterior sea más comprensible.

WHOIS y su relación con los dominios registrados

La base de datos de WHOIS contiene información de contacto de los propietarios de los dominios registrados. A veces, necesitamos esos datos para realizar alguna gestión o consulta. Una de las razones más habituales para consultar esta base de datos es para averiguar quién es el propietario de un dominio. Así, podríamos ponernos en contacto con su dueño y podríamos preguntar si ese nombre de dominio está en venta.

Otras razones pueden ser descubrir detalles falsos o infracciones de marca registrada. Los administradores pueden rastrear sitios web que publican contenido ilegal y pedir su cierre. En definitiva, gracias a esta base de datos, nos pondremos en contacto con los propietarios para su venta, hacer consultas o para su denuncia por temas legales de contenido ilegal, suplantación de marca etc.

Qué es la protección de privacidad de un dominio

Cuando hablamos de privacidad de un dominio estamos hablando de un servicio ofrecido por un registrador de nombres de dominio. En ella, el cliente compra privacidad a la empresa y ésta reemplaza la información del usuario WHOIS con la información de un servicio de reenvío para correo electrónico usando un servidor Proxy.

En ese sentido, es importante elegir un registrador fiable antes de optar por un plan de alojamiento con un dominio gratuito. También hay que señalar que, un proveedor de alojamiento, puede tener buena o mala reputación. Sin embargo, su función como registrador puede no ser buena, y no ofrece una protección de privacidad de un dominio.

Por lo tanto, a la hora de comprar un dominio debemos fijarnos fundamentalmente en dos cosas:

  1. Que la empresa registradora de dominios tenga una buena reputación.
  2. Ofrezca un servicio de protección de privacidad de un dominio.

La compra y privacidad de un dominio

En el momento que decidimos comprar un dominio, se requiere que proporcionemos al registrador de nombres de dominio nuestra información de contacto. Estos datos estarán disponibles para el público en general a través del directorio de WHOIS. Se hace de esta forma porque así lo establece el ICANN que es la Corporación de Internet para Nombres y Números Asignados. Este organismo es el que supervisa los asuntos relacionados con el dominio.

Cuando hablamos de la protección de privacidad de un dominio, se trata un servicio adicional que generalmente ofrecen muchos registradores de nombres de dominio por un coste adicional. En caso de tenerlo, nuestra información está protegida y no se muestra en el directorio de WHOIS. En su lugar, esa información se va a reemplazar por la información genérica de nuestro registrador.

Qué ventajas nos puede aportar la privacidad del dominio

Como acabamos de mencionar antes, el tener contratado la protección de privacidad de un dominio nuestros datos confidenciales, no va a aparecer en el directorio WHOIS. Esto nos va aportar una serie de ventajas muy importantes que enumeramos a continuación:

  • Ayudará a reducir el spam en nuestro e-mail.
  • Va a reducirse el tráfico no deseado.
  • También puede reducir las posibilidades de que nuestro dominio sea secuestrado debido a un intento de phishing.

Si bien, es cierto que, obligatoriamente no necesitamos tener privacidad de dominio, también hay que reconocer que ofrece muchas ventajas. Evidentemente tener nuestra información pública disponible a todo el mundo puede ser perjudicial para nuestra privacidad. Alguien podría descubrir más información a través de lo que se proporciona en el directorio de WHOIS.

Así, siguiendo el rastro y la huella que vamos dejando en Internet, puede permitir que los ciberdelincuentes perpetren ataques de ingeniería social contra nosotros. En cambio, si tenemos privacidad de dominio como los datos de nuestro registrador la tarea para los atacantes es más complicada.

Cómo funciona la privacidad de dominio

La protección de privacidad de un dominio consiste en hacer que su registrador de dominio reemplace su información de contacto real con información genérica en nombre del registrador.

Otra cosa positiva de la privacidad del dominio también ayuda a evitar el robo de su identidad. Si un tercero quiere comunicarse con nosotros, será a través del registrador de dominios, y su información de contacto además no les será revelada.

Pero también ofrece una forma de ocultar su sitio web a la competencia, evitar que su información se venda a otros, y controle la información que se muestra en línea sobre nosotros.

Qué información necesita ICANN

La ICANN de la que hablamos anteriormente, es una autoridad sin fines de lucro de alto nivel que supervisa el registro de dominios. Cada vez que se compra o se vende un dominio, se inserta la información en un registro de dominio. Esta corporación administra y mantiene el registro de los nombres de dominio y los encargados de realizar las ventas son los registradores. En caso de que una empresa quiera convertirse en registrador de nombres de dominio, necesita obtener una certificación de la ICANN.

Por lo tanto, tener una certificación de la ICANN es muy importante, ya que el nombre de su sitio web no podremos registrarlo en la base de datos de WHOIS a menos que lo hagamos de un registrador de dominio certificado.

Otra cosa relevante, es que si la ICANN detecta que se ha proporcionado datos falsos para el registro, puede cerrar su dominio.

La información que normalmente necesitamos aportar para registrar su dominio son nombre y apellido, número de teléfono, dirección física y correo electrónico. La ICANN necesita esta información para poder comprobar que nosotros realmente compramos un nombre de dominio.

Qué trabajo realizan los registradores de dominios

Lo primero que hay que comentar, es que, para convertirse en registrador de nombres de dominio, una empresa debe obtener una certificación de la ICANN. Una vez que hemos obtenido este certificado, entonces ya podremos vender los nombres de dominio como registrador.

Los registradores de dominio público ofrecen diferentes extensiones como .com .org o extensiones específicas de cada país como por ejemplo para España .es. En el caso de querer comprar un dominio de una clase concreta, deberemos buscar un registrador que se ocupe de esa extensión. No vale cualquier otro que trabaje con otras extensiones diferentes.

Además, habitualmente los registradores de dominio ofrecen otros servicios como:

  • Alojamiento web en sus servidores.
  • Protección de privacidad de un dominio.
  • Transferencias de dominios.
  • Creación de sitios web.

Reflexiones finales sobre la privacidad de dominio

Como hemos visto a lo largo de este tutorial, podemos tener un dominio sin tener que comprometer nuestra privacidad. Si queremos obtenerla, además de registrar nuestro dominio también necesitamos protección de privacidad de un dominio. Las ventajas, como habéis podido observar, son muchas.

Sin embargo, hay que señalar que no es obligatorio tener privacidad en nuestro dominio, pero es muy positivo tenerla. La principal ventaja es que oculta nuestra información para que no se muestre en la base de datos de WHOIS. A cambio, usa la información de nuestro registrador para mantener la información segura y evitar spam, suplantación de identidad y otros muchos problemas.